La invitan a una boda y al llegar se entera de que la novia es ella

Esta boda sorpresa fue organizada por Gustavo Ortiz, un fotógrafo argentino que convivía con su pareja desde hacía tres décadas

0
13859

Nadie puede olvidar el día de su boda, pero esta novia aún menos debido a la enorme sorpresa que le produjo, ya que se enteró de que acudía a su propio enlace cuando llegó a la iglesia.

El matrimonio sorpresa fue organizado por Gustavo Ortiz, un fotógrafo argentino que convivía con su pareja desde hacía tres décadas. Incluso tenían ya tres hijos, pero nunca se habían casado por la iglesia. ¿Y qué mejor forma de sorprender a su amada que con una boda sorpresa?

El vídeo de su llegada a la iglesia ha corrido como la pólvora en internet y no es para menos porque resulta emocionante ver cómo la novia llega creyendo ser una invitada más y de pronto se da cuenta de que es la protagonista y todos  lo sabían menos ella misma.

Mercedes llora de emoción y alegría mientras sus amigas le colocan un sencillo velo y avanza por el pasillo camino del altar, donde la esperaba su ahora marido, con el que forma pareja desde que eran niños.

Según explica el portal web argentino tn.com, el noviazgo se convirtió en oficial en la adolescencia de la pareja, que se casó por lo civil en 2003 y tiene hijos de trece, diez y cuatro años.

Pero, pese a la felicidad en la que convivían, él sabía que a ella le haría una ilusión tremenda casarse por la iglesia, así que ¿por qué no sorprenderla? Dicho y hecho, se puso manos a la obra hasta encontrar a un sacerdote dispuesto a oficiar una boda sin el consentimiento previo de la novia, requisito que se supone imprescindible.

Ortiz contó con la complicidad de todos sus familiares y amigos para sorprender a su amada, aunque mantuvo la precaución de no contar la verdad a sus hijos pequeños. Minutos antes del enlace se adelantó con ellos, les explicó lo que iba a pasar y se dirigió al altar para contemplar la escena y disfrutar como nunca de su amor ¡FELICIDADES!

image_pdfimage_print

Dejar respuesta