La justicia autoriza al gallo Maurice a seguir cantando en Francia

Dos jubilados que pasan sus vacaciones en la Isla de Oleron (Francia) denunciaron que el gallo de una vecina cantaba "demasiado temprano"

0
734

Dos jubilados que pasan sus vacaciones en la Isla de Oleron (Francia) denunciaron que el gallo de una vecina cantaba «demasiado temprano», por lo que se inició una batalla legal bastante disparatada.

Al hacerse pública la historia, el gallo se convirtió en una especie de ídolo local. Todos los vecinos habituales de la isla se pusieron de su lado y firmaron de forma pública el apoyo a su dueña.

Por suerte para todos se ha impuesto la cordura y el tribunal penal de Rochefort desestimó la denuncia. Maurice podrá seguir viviendo donde siempre y, claro está, cantando cada mañana. Si a sus vecinos ocasionales les molesta su canto, pues que dejen de ir o utilicen tapones para los oídos, pero no tienen razón en sus quejas.

Además, los demandantes deberán hacerse de las costas del juicio y pagar 1.000 euros en concepto de daños y perjuicios a su dueña. Según el abogado de la dueña de Maurice, se ganó el juicio con facilidad porque los demandantes debían haber probado la molestia que aseguraban, cosa que no pudieron hacer.

Este juicio vuelve a poner de actualidad las quejas que la gente de ciudad suele realizar cuando viaja fuera de su entorno. De hecho, este mismo verano hubo en Galicia un caso parecido, pero no llegó a los tribunales.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta