La app de Malasia para la “conversión de gais”, eliminada tras seis años

Desarrollada por el Gobierno malasio para que la comunidad LGBTI “regrese al camino natural”, la app fue eliminada de Google Play esta semana

0
1222
La polémica aplicación. @MyJAKIM

EFE – La aplicación “Hijrah Diri” (del bahasa, “Emigra tú mismo”), desarrollada por el Gobierno malasio para que la comunidad LGBTI “regrese al camino natural”, fue eliminada de Google Play esta semana tras seis años activa en esta plataforma.

La aplicación, que salió al mercado en julio de 2016 y fue promocionada por la oficina islámica de Malasia, país de mayoría musulmana, como forma de “convertir” a la heterosexualidad a la comunidad LGBTI, desapareció de Google Play esta semana, sin estar disponible en ninguna otra plataforma en el país del sudeste asiático.

“Cuando recibimos denuncias sobre una aplicación, la investigamos de acuerdo a las normas de Google Play y, si se hallan violaciones, entonces tomamos las medidas adecuadas para mantener una experiencia de confianza para todos”, subrayó Google en un comunicado enviado a Efe.

Si bien la comunidad LGBTI malasia celebra la retirada de la aplicación, considera que la medida se debería haber tomado antes, tras seis años de actividad; “Nosotros no tenemos la capacidad de vigilar todo, pero ellos sí la tienen”, dijo hoy a Efe Numan Afifi, fundador del grupo por los derechos LGBTI malasio Campaña Pelangi.“Deberían definitivamente dar un paso adelante y asegurarse de que cosas así no pasan, además de contactar con la comunidad LGBTI que trabaja en el terreno”, añade.

Afifi, quien junto a más activistas malasios llevaba años denunciando la aplicación en redes sociales, advierte del daño que tales plataformas causan a una comunidad ya perseguida en Malasia: “tener cosas así alrededor hacen mucho más difícil nuestro trabajo para llegar a la gente, y ya nos enfrentamos con mucha represión y censura”, clama.

Malasia es, junto al sultanato de Brunéi –regido por la sharia o ley islámica-, el país del sudeste asiático con el paquete legislativo más punitivo hacia la comunidad LGBTI, pues dispone de un sistema judicial doble; por un lado, el regido por los tribunales islámicos para los musulmanes (más del 60 por ciento del total de la ciudadanía), con leyes que criminalizan las relaciones homosexuales y el travestismo.

Y, por otro, el sistema judicial civil para toda la población, donde aún está en vigor la sección 377 del Código Penal, herencia del periodo colonial británico (también aún presente en el vecino Singapur, por ejemplo) y que castiga el sexo homosexual con penas de hasta 20 años de cárcel, latigazos o multas.

“Hijrah Diri” se presentó por el Gobierno como una aplicación para “regresar al estado puro”, incluyendo un libro virtual que contaba experiencias de un hombre homosexual que decidió ser heterosexual durante el Ramadán, la época de ayuno musulmán.

Por su parte, el ministro de Asuntos Religiosos malasio, Idris Ahmad, expresó en Facebook su “decepción” por la decisión de Google de retirar la aplicación.

“Es muy decepcionante que una aplicación que pretende devolver a la gente al buen camino haya sido rechazada por algunos grupos mientras otras que incitan a la inmoralidad permanecen”, escribió.

Afifi teme que ese tipo de comentarios y clima adverso vayan a peor a medida que se acerquen las elecciones, previstas para 2023 pero que podrían adelantarse a este año, cuando muchos políticos utilizan a la comunidad LGBTI como “cabezas de turco”, dice, para ganar votos entre los musulmanes más radicales.

Una intolerancia no exclusiva de Malasia, que también es denunciada en el vecino Indonesia, países en los que el islamismo radical se ha ido haciendo cada vez más hueco en los últimos años.

“Todavía hay mucho por lo que luchar, tenemos un largo camino por delante”, anticipa Afifi.

Dejar respuesta