La larva de la mosca soldado negra es apta para la espuma de nata batida y refrescos

Las proteínas de la larva de la mosca soldado negra (Hermetia illucens) tienen propiedades aptas para uso alimentario, según un estudio de la Universitat Rovira i Virgili (URV)

0
1165
mosca soldado negra
Larvas de mosca soldado negra

Las proteínas de la larva de la mosca soldado negra (Hermetia illucens) tienen propiedades aptas para uso alimentario, según un estudio de la Universitat Rovira i Virgili (URV) financiado por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, según informa la universidad de Tarragona y Reus.

El grupo de investigación Food, Innovation & Engineering (FoodIE) de la URV ha demostrado que estas larvas son aptas para usarlas como agentes emulsionantes y espumantes en preparaciones para alimentación humana y animal, en un estudio publicado por Food.

Así, el concentrado de proteína de la larva de mosca negra se puede incorporar en las formulaciones de alimentos y, gracias a que es efectiva en la estabilización de espumas, puede ser muy útil en productos como la nata batida o los refrescos.

Estas propiedades tecno-funcionales de la proteína de la mosca negra posibilitan que pueda sustituir las proteínas lácticas que se usan habitualmente para encapsular ingredientes alimentarios y estabilizar emulsiones como las salsas.

Los investigadores también destacan que la metodología seleccionada para producir las emulsiones a partir de esta mosca tiene una baja demanda energética y una alta productividad, lo que la hace atractiva para su uso industrial

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) prevé que el planeta alcance una población humana de 10 billones de personas el año 2050.

Esto supone que se necesitarán unos 260 millones de proteínas, lo que supera las fuentes convencionales y empujar a buscar alternativas de producir, procesar y consumir alimentos para satisfacer las necesidades futuras de la población.

Las legumbres son una alternativa a las proteínas de origen animal, aunque la comunidad científica ya hace tiempo que estudia a los insectos como fuente, aunque su uso alimentario es muy residual.

Este año, Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) se ha mostrado a favor del consumo alimentario de las larvas de gusanos de la harina (Tenebrio molitor), lo que hace vaticinar un aumento del uso de proteínas procedentes de insectos.

Estas proteínas son consideradas por la EFSA como una fuente de alto valor nutricional que, además, apoya la transición hacia un sistema alimentario más sostenible.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta