La revolución de los juguetes sexuales: las ventas se duplicarán en los próximos años en España

La principal distribuidora nacional de objetos eróticos, Dream Love, prevé duplicar sus ventas en los próximos años por "la revolución que ha supuesto en España la aceptación de los juguetes sexuales"

0
1427
juguetes sexuales
Un juguete sexual, | PxHere

La principal distribuidora nacional de objetos eróticos, Dream Love, prevé duplicar sus ventas en los próximos años por «la revolución que ha supuesto en España la aceptación de los juguetes sexuales», según ha dicho a EFE el consejero delegado de esta empresa sevillana, Mario Romero Molina.

«En los tres últimos años ha habido un cambio social importante y hasta los supermercados y las grandes superficies han decidido lanzarse a este mercado, y la visualización del juguete erótico se ha convertido en algo normal», ha señalado Romero Molina, quien ha puesto como ejemplo a una conocida cadena de electrodomésticos que se ha convertido en uno de sus principales clientes y la aceptación que tuvo el vibrador «Satisfyer».

Dream Love operará a partir del 1 de agosto en sus nuevas instalaciones del Parque Logístico de Carmona (Sevilla), construidas de nueva planta junto a las sedes de grandes empresas de mensajería como SEUR y DHL, con 5.000 metros cuadrados, con lo que duplicará la capacidad que ha tenido hasta ahora en sus instalaciones de un polígono industrial de Alcalá de Guadaíra (Sevilla).

Con una inversión de tres millones y medio de euros, las nuevas instalaciones de Carmona, con almacenes robotizados, aumentarán su capacidad de almacenamiento y permitirán a esta joven empresa duplicar en tres años sus 18 millones de facturación anual.

La empresa tiene 95 trabajadores, sostiene unos 250 puestos de trabajo indirectos y, durante seis días a la semana, está operativa en un horario de trabajo que va de las cinco de la madrugada a las nueve de la noche, por las necesidades del comercio electrónico, ya que muchos de sus clientes compran a Dream Love y envían directamente a sus clientes, sin pasar por almacenaje.

En los próximos tres años, la previsión de la empresa es aumentar el número de sus trabajadores en un veinte por ciento, por más que la nueva planta esté altamente tecnificada y robotizada.

En los últimos cinco años, Dream Love ha estado creciendo un 40 por ciento cada año, según ha explicado Romero Molina, cuya empresa distribuye no sólo para España y Europa sino también para Estados Unidos, Suráfrica y Hong Kong, entre otro destinos.

A estos incrementos en la demanda de juguetes eróticos España «llega tarde», ya que su uso, según Romero Molina, estaba muy extendido desde hace años sobre todo en Alemania, pero también en otros países del entorno europeo.

Dream Love, además de juguetes eróticos, distribuye lencería y cosmética, la cual se produce en España casi en su totalidad, mientras que el resto de los productos son de procedencia china en un 65 por ciento.

La mayor dificultad para el crecimiento de Dream Love ha sido, según su consejero delegado y fundador, que «las grandes empresas y las grandes superficies se cerraban a demandar estos productos por considerarlos no aptos para el mercado».

Mario Romero Molina, que cumplirá 39 años en unos días, ha asegurado que quería dedicarse a este sector desde que cursaba los estudios de Empresariales en la Universidad de Sevilla, de modo que nada más concluirlos, hace quince años, fundó Dream Love con un capital de 300.000 euros y diez trabajadores.

Ahora, quince años más tarde, la empresa estrenará sus nuevas instalaciones en el Parque Logístico de Carmona como la principal distribuidora de productos eróticos de España y una de las principales europeas.

«Prefiero un crecimiento lento pero paulatino a crecer muy rápido si la empresa no está preparada logísticamente para responder a lo que puedan suponer, por ejemplo, mil tiendas pidiendo varios pedidos cada día, lo que supone varios miles de pedidos diarios», ha explicad,o con la seguridad de que podrá responder a ese horizonte desde el nuevo centro logístico de Carmona. EFE