La revolución de los NFT: Entre el arte y la especulación

2021 fue el año de la consolidación del NFT, que ha pasado de ser una opción marginal para “frikis” y locos de las computadoras, a un objeto codiciado de coleccionistas e inversores

0
1536
NFT
Un hombre observa una obra de arte digital NFT en la apertura de la Superchief Gallery NFT, dedicada exclusivamente a obras de arte NFT en Nueva York. Foto: JASON SZENES

Gerardo Domínguez.  EFE | 2021 fue el año de la consolidación del NFT, que ha pasado de ser una opción marginal para “frikis” y locos de las computadoras, a un objeto codiciado de coleccionistas e inversores. En marzo de 2021, un archivo JPG, creado por el artista Beeple, alcanzó el récord de casi 70 millones de dólares en la casa de subastas Christies.
Al mismo tiempo esta transformación radical del arte se sostiene sobre el fenómeno de las criptomonedas. Una circunstancia que descubre su naturaleza financiera, lo que lleva a algunos analistas a pensar en los NFT como meros instrumentos de especulación, muy lejos de su supuesto valor artístico.

¿QUÉ ES UN NFT?
Los NFT (Non-Fungible Tokens) se pueden entender como certificados digitales que garantizan la propiedad sobre gráficos, vídeos, textos o cualquier otro objeto digital. Al igual que las criptomonedas se basan en una tecnología llamada “blockchain” (cadena de bloques). Un proceso descentralizado, que consiste en realizar una operación a través de la red, mediante bloques que contienen una «huella» inviolable con los datos de la operación, además de la misma obra.

Su naturaleza digital y la garantía de propiedad, vinculada a su trazabilidad, como señas de identidad, los convierte en indestructibles y muy difíciles de robar. Cualidades ideales para el mercado del arte y del coleccionismo.

Pero esta garantía no ha impedido que se cometan robos de NFT. El primero que se conoció fue la sustracción en enero de 2022 de una colección de tokens (‘unidad de valor que una organización crea para gobernar su modelo de negocio y dar más poder a sus usuarios para interactuar con sus productos’, según William Mougayar, autor del libro ‘The business blockchain’), no fungibles valorada en 1,93 millones de euros (2,2 millones de dólares al cambio actual), que pertenecía a la galería de arte neoyorquina Ross+Kramer.

El primer objeto digital considerado como NFT es “Quantum», del artista neoyorquino Kevin McCoy. Se trata de una animación en forma de octágono que en mayo de 2014 fue asociada a un certificado de propiedad y puesto en venta en línea en 2021.

NFT Y EL MERCADO DEL ARTE TRADICIONAL
2021 fue el año de la consolidación del NFT, que ha pasado de ser una opción marginal para “frikis” y locos de las computadoras, a un objeto codiciado de coleccionistas e inversores. En marzo de 2021, un archivo JPG, creado por el artista Beeple, alcanzó el récord de casi 70 millones de dólares en la casa de subastas Christies.
«Everydays: The First 5000 Days», un «collage» de creaciones digitales diarias de Beeple desde sus comienzos, colocó a su creador entre los artistas vivos más cotizados, a la altura de figuras como David Hockney o Jeff Koons.

Por su parte, Sothebys logró, en abril de 2021, recaudar casi 17 millones de dólares en su primera venta de arte bajo la etiqueta NFT: toda una colección de piezas del creador digital ‘Pak’, conocidas como «Lo Fungible», en un inteligente juego de palabras con los tokens criptográficos.

Una locura por el coleccionismo digital que se ha extendido a otras esferas de la cultura como el deporte, la música o el periodismo. Así, el columnista tecnológico del diario ‘The New York Times’, Kevin Roose, vendió uno de sus artículos de opinión, en el que trata el fenómeno de los NFT, por 563.400 dólares.

PLATAFORMAS DE VENTA EN INTERNET
Por su propia naturaleza descentralizada, los productos asociados a un certificado digital cotizan en diferentes plataformas a través de las cuales los usuarios pueden generar sus propios NFT y ofrecerlos para su adquisición directa o en subasta. Según los datos de ‘DappRadar’, una empresa dedicada al seguimiento del mercado de blockchain, los NFT generaron más de 20.000 millones de dólares a través de las diferentes plataformas de venta durante 2021.

El mayor de estos mercados es Opensea, que habría movido en su plataforma la mitad de las operaciones relacionadas con los NFT. En cuanto a los objetos digitales que más dinero han generado tenemos los monos de Bored Ape Yacht Club, una colección de 10.000 imágenes de perfil acuñadas como NFT en la cadena de bloques Ethereum, que han generado más de 700 millones de dólares.

FUTURO DE LOS NFT
La llegada de los NFT abre grandes expectativas para aquellos que sepan dar valor a sus propios trabajos, como demuestra la venta del primer «tweet» de la historia vendido por el CEO de Twitter, Jack Dorsey, por 2,9 millones de dólares. En el caso de los artistas supone una plataforma para presentar sus trabajos sin necesidad de intermediarios. También pueden beneficiarse industrias como la de los videojuegos donde abundan personajes deseados por legiones de admiradores.

Pero como toda novedad, los NFT también proyectan dudas. En primer lugar podemos apuntar la volatilidad del valor de las criptomonedas en las que se realizan los intercambios. Existe el riesgo de crear burbujas por los movimientos especulativos asociados a ese mercado.
Además, se puede citar el enorme gasto energético asociado a la creación de unos objetos que para muchos no tienen ningún valor especial, pero que están basados en una tecnología (blockchain) que puede ser decisiva en las relaciones sociales y económicas en los próximos años.