Las sanitarias se rebelan contra el «virus del machismo» en su profesión

8M: enfermeras y médicas luchan contra el machismo en un sector en el que, pese a ser mayoritariamente femenino, no tiene mujeres en los puestos de dirección

0
784

EFE – Las profesionales de la salud, entre enfermeras y médicas de distintas especialidades, se han rebelado contra el «virus del machismo», que contagia también a una profesión que, pese a ser mayoritariamente femenina, no cuenta con mujeres en los puestos de dirección.

Es el caso por ejemplo de la enfermería, un colectivo formado en un 85 % por mujeres y que, a día de hoy, sigue soportando actitudes y frases machistas en sus puestos de trabajo, motivo por el que el Consejo General de Enfermería (CGE) lanzará mañana, Día Internacional de la Mujer, la campaña de concienciación #Enfermeras8M.

«Por desgracia, algunas personas siguen teniendo un concepto trasnochado de las enfermeras como una profesión supeditada a otra antiguamente copada por varones o tienen que aguantar que se dirijan a ellas de forma inadecuada», ha lamentado en un comunicado la vicepresidenta del CGE, Pilar Fernández.

El machismo «es un virus contra el que hay que luchar», subraya el Consejo, que emplaza a «cambiar mentalidades» desde la infancia e insistir en hablar de la igualdad de género, recordando que el trabajo de la enfermería consiste en «cuidar y curar al paciente, no en escuchar ‘impertinencias’ de pacientes maleducados».

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) también se ha querido sumar al 8M recordando que la igualdad de género en la salud significa que «las mujeres y los hombres se encuentren en igualdad de condiciones», pero «hoy por hoy no es así».

Falta de oportunidades de empleo, violencia de género, sobrecarga de los cuidados son lacras para la mujer que la pandemia de covid no ha hecho más que agudizar «en extremo», por lo que ha invitado a los profesionales de la sanidad a «trabajar para que estos determinantes, que tanto inciden de manera negativa en las mujeres, desaparezcan».

Son multitud las organizaciones que han puesto en marcha campañas de visibilización, como #somosmédicas, con la que la Mutual Médica, la mutualidad de los médicos, quiere reconocer la labor de estas profesionales, que representan más del 52 % de los colegiados.

Las mujeres de la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias (Semes) ha reivindicado el papel de estos servicios en la detección de casos de violencia de género, pues en muchos casos representan la puerta de entrada de las víctimas al sistema sanitario.

Y critican que, en ocasiones se minimizan los trastornos y síntomas de la mujer, valorando como no importantes sus afecciones y malestares. «A causa de los estereotipos culturales, sociales y psicológicos, se invisibilizan los problemas de salud de las mujeres», censuran.

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) va a estudiar cómo influye el sexo y el género en el cáncer porque «cada vez hay más literatura que evidencia que hay diferencias entre hombres y mujeres desde el punto de vista epidemiológico, fisiopatológico, en manifestaciones clínicas, en efectos psicológicos… Y también con expresión de genes que están directamente implicados con el desarrollo de diferentes tumores».

En España, se estima que aproximadamente una de cada tres mujeres padecerá cáncer a lo largo de su vida; este año, 120.035 serán diagnosticadas de esta enfermedad, siendo el de pulmón el tercer tumor con mayor incidencia femenina, después del de mama y el colorrectal, como consecuencia del aumento del consumo de tabaco.

La Federación Española de Diabetes (Fede) ha advertido de la discriminación que continúan experimentando estos enfermos para acceder a ciertos puestos de trabajo público como las Fuerzas Armadas o de seguridad del Estado, y que, en el caso de ellas, es doble por el hecho de ser mujer, motivo que le ha llevado a emprender la campaña «Marca la X contra la discriminación laboral con diabetes».

Por su parte, la Confederación Española de Alzheimer, Ceafa, ha querido dejar clara la relación de esta enfermedad con el Ministerio de Igualdad, a cuya titular, Irene Montero, ha dirigido una carta para remarcarle que el 76 % de las personas que cuidan a estos enfermos son mujeres, con lo que no es solo un problema «social y sanitario».

En la industria farmacéutica, las mujeres ya desempeñan el 44,8 % de los puestos directivos y lideran el 20,3 % de las compañías frente al 3,6 % de media de las empresas del IBEX-35, ha aplaudido Farmaindustria en una nota de prensa en la que celebra también que más del 53 % de los profesionales del sector son mujeres; la cifra se eleva al 67 % en los departamentos de I+D.

Dejar respuesta