Las voraces hormigas guerreras también invadieron Europa

Hoy en día, hay alrededor de 270 especies de hormigas guerreras. La más antigua ha aparecido conservada en ámbar báltico y tiene unos 35 millones de años

0
1574
Hormiga guerrera descubierta en ámbar del Báltico. MUSEUM OF COMPARATIVE ZOOLOGY

EUROPA PRESS | Un espécimen de la hormiga guerrera más antigua registrada ha aparecido conservada en ámbar báltico que data del Eoceno, hace unos 35 millones de años, revelando que estuvo presente en Europa.

Su estilo de vida nómada y sus incursiones voraces han llevado a las hormigas guerreras (Dorylinae) a la mayoría de los continentes de la Tierra, pero este raro descubrimiento fósil ahora ofrece la primera evidencia de que estos depredadores alguna vez invadieron Europa, de la que están sorprendentemente ausentes en la actualidad.

El espécimen sin ojos Dissimulodorylus perseus (D. perseus), llamado así por el mítico héroe griego Perseo, quien derrotó a Medusa con el uso limitado de la vista, representa solo la segunda especie de hormiga guerrera fósil jamás descrita y el primer fósil de hormiga guerrera recuperado en el Hemisferio Oriental.

Con un tamaño de aproximadamente 3 milímetros de largo, los investigadores dicen que el fósil de hormiga saca a la luz linajes de hormigas guerreras previamente desconocidos que habrían existido en Europa continental antes de extinguirse en los últimos 50 millones de años.

Sorprendentemente, el fósil se mantuvo en la oscuridad durante casi 100 años en el Museo de Zoología Comparada de la Universidad de Harvard, antes de ser identificado por la autora principal del artículo –publicado en Biology Letters— y estudiante de doctorado en NJIT (Instituto Tecnológico de Nueva Jersey), Christine Sosiak.

«El museo alberga cientos de cajones llenos de fósiles de insectos, pero me encontré con un pequeño espécimen etiquetado como un tipo común de hormiga mientras recopilaba datos para otro proyecto», dijo Sosiak en un comunicado. «Una vez que puse la hormiga bajo el microscopio, inmediatamente me di cuenta de que la etiqueta no era precisa… pensé, esto es algo realmente diferente».

«Este ámbar habría sido excavado alrededor de la década de 1930 o antes, por lo que saber ahora que contenía una hormiga guerrera rara es lo suficientemente sorprendente, y mucho menos uno que demuestra que estas hormigas vagaban por Europa», dijo Phillip Barden, profesor asistente de biología en NJIT y autor senior del artículo. «De todo lo que sabemos sobre las hormigas armadas que viven hoy, no hay indicios de tal diversidad extinta. Con este fósil ahora fuera de la oscuridad, hemos obtenido un ojo de buey paleontológico poco común en la historia de estos depredadores únicos».

Hoy en día, hay alrededor de 270 especies de hormigas guerreras que viven en el hemisferio oriental y aproximadamente 150 en América del Norte y del Sur.

Con base en el análisis de rayos X y tomografía computarizada del fósil, el equipo del NJIT reunió datos filogenéticos y morfológicos que ubican a D. perseus como un pariente cercano de las especies sin ojos de hormigas guerreras que se encuentran actualmente en África y el sur de Asia, llamadas Dorylus.

«En el momento en que se formó el fósil, Europa era más cálida y húmeda de lo que es hoy y puede haber proporcionado un hábitat ideal para las antiguas hormigas guerreras», dijo Barden. «Sin embargo, Europa experimentó varios ciclos de enfriamiento durante decenas de millones de años desde el Eoceno, lo que puede haber sido inhóspito para estas especies adaptadas a los trópicos».

El análisis del equipo reveló además que la hormiga poseía una glándula antibiótica agrandada, que normalmente se encuentra en otras hormigas guerreras para mantener la vida bajo tierra, lo que sugiere que el linaje de hormigas guerreras europeas perdido hace mucho tiempo era igualmente adecuado para la vida subterránea.