Llamó a la policía y gritó: ¡Ayuda, me persigue una ardilla!

    Revuelo en una comisaría de Alemania. Una vez "detenida", la ardilla no pasó la noche entre rejas... Le buscaron un hogar en un centro de acogida

    0
    5541

    «¡Ayuda, me persigue una ardilla!». Eso es lo que, al parecer, escucharon esta semana  al responder el teléfono en la Policía de Karlsruhe, en el suroeste de Alemania.

    El hombre sonaba desesperado y relató estaba siendo perseguido y atacado incansablemente por una ardilla. Cuando los policías llegaron al lugar, el animalito seguía acosando al hombre, que estaba aterrado. Lo más increíble es que poco después y, de repente, la ardilla se quedó dormida.

    Nadie sabe si cayó rendida por el cansancio de la peculiar persecución o porque se había estresado ante la presencia de tanta gente.

    «La ardilla será la nueva mascota, fue bautizada con el nombre de Karl-Friedrich», escribieron los agentes en el acta. Y añadieron que el mamífero se había dormido «a causa del susto».

    Una vez en comisaría, la ardilla no pasó la noche entre rejas… lo que hicieron allí fue buscarle un hogar en un centro de acogida.

    Según los expertos es habitual que las crías de ardilla se desesperan cuando se extravían de sus madres. Cuando sienten hambre o necesitan ayuda, persiguen sin piedad al primer ser humano que se les cruza. La recomendación en esos casos es llevarlas a la consulta de un veterinario, que en Alemania se haría cargo del caso sin costo.

     

    image_pdfimage_print

    Dejar respuesta