Los accidentes que causaron las muertes más absurdas

0
1739

Los accidentes son muy comunes en el hogar y en el trabajo. No obstante, las probabilidades de sufrir un incidente mortal aumentan si no se adoptan medidas de seguridad indispensables en cualquier lugar en el que nos encontremos (fuente: https://www.superherramientas.es/).

Aún así, hay accidentes que ocurren de manera insólita. En la historia hay varios ejemplos de ellos, y que causaron muertes inesperadas, tanto de famosos como de personajes no tan célebres. A continuación, presentamos una lista de los accidentes más absurdos que provocaron el fallecimiento de ciertas personalidades.

  1. Hans Steininger: Este hombre nació en Austria y tenía el récord de tener la barba más larga del mundo —medía, por lo menos, un metro y medio—. Ahora bien, ocurrió un incendio y, en su intento de escapar, el hombre tropezó con su barba, cayó y se rompió el cuello. Falleció en el acto un 28 se setiembre de 1567, a la edad de 59 años.
  2. Isadora Duncan.Es considerada la creadora de la danza moderna. Lo que sucedió fue que Isadora paseaba en su carro cuando su pañoleta se atascó en la rueda trasera del coche. Esto le causó asfixia y, posteriormente, la muerte en 1927, cuando la bailarina tenía 50 años.
  3. Tennessee Williams.Fue un destacado dramaturgo estadounidense, quien ganó un Premio Pulitzer de teatro con su obra Un tranvía llamado deseo. Encontró una muerte fatal cuando intentó destapar un tapón de un frasco de gotas, el cual saltó y se le atascó en la garganta. Falleció asfixiado en 1983, a los 71 años de edad.
  4. Antoni Gaudí.Arquitecto de profesión, es considerado el máximo exponente del modernismo catalán. Falleció arrollado por un tranvía, cuando se dirigía a una iglesia. Lo más extraño es que nadie lo auxilió de inmediato, y puesto que iba sin documentos, no lo reconocieron. Luego de algunos minutos fue llevado al hospital. Murió a los 73 años.
  5. Ray Chapman. Jugador de béisbol de los Cleveland Indians, murió literalmente “asesinado” por una pelota. En los años 20, los pitcher tenían la costumbre de ensuciar la pelota antes de lanzarla para hacerla más difícil de ver. El accidente ocurrió un 6 de agosto, cuando en un partido contra los New York Yankees, Carl Mays lanzó una pelota sucia contra Chapman. Este no la vio y recibió un golpe fatal en la cabeza.

Estos incidentes son muy difíciles de prever, y suponen rarísimos casos que han ocurrido a lo largo de la historia. Es una especie de “mil maneras de morir”. Pero, por supuesto, no son las únicas, puesdiferentes personalidades han perdido la vida en distintas épocas de manera inverosímil.

Por ejemplo, podemos citar el caso de Bobby Leach, quien en 1911 se convirtió en la segunda persona en sobrevivir a una caída en barril por las cataratas del Niágara (Canadá). Este tipo se caracterizaba por ser un hombre de retos. Posteriormente, viajó por Estados Unidos y Europa contando sus hazañas, además de mostrar con orgullo el barril que lo catapultó a la historia.

Por este motivo su muerte resulta irónica, pues Leach tropezó con una cáscara de naranja mientras iba caminando. Como resultado, se rompió la pierna. Esta se infectó y tuvieron que amputarla. Sin embargo, las complicaciones posteriores a la cirugía lo llevaron a la muerte.

Otro de los casos más extraños le sucedió al filósofo Esquilo, considerado el primer gran representante de la tragedia griega. Un oráculo vaticinó que moriría aplastado por una casa, por lo que decidió vivir en las afueras de la ciudad. Pero un día murió golpeado por la caparazón de una tortuga, cuando esta cayó de las garras de un águila.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta