Los dinosaurios ‘vegetarianos’ diferían en su forma de comer

Contrariamente a la creencia popular, la mayoría de los dinosaurios eran herbívoros, aunque todos descienden de un ancestro carnívoro

0
1017
Reconstrucciones de tomografía computarizada de los cráneos y las mandíbulas. David Botton

Aunque la mayoría de los primeros dinosaurios eran vegetarianos, hubo diferencias sorprendentes en la forma en que estos animales abordaron una dieta basada en plantas.

Científicos del Natural History Museum y las Universidades de Bristol y Birmingham, usaron tomografías computarizadas de cráneos de dinosaurios para rastrear la evolución de los primeros dinosaurios herbívoros, reconstruyendo los músculos de la mandíbula y midiendo la fuerza de mordida de los animales para comprender cómo evolucionó la alimentación de los dinosaurios.

Cinco cráneos del grupo herbívoro Ornithischia proporcionaron la clave para desbloquear sus hábitos alimenticios: Heterodontosaurus, Lesothosaurus, Scelidosaurus, Hypsilophodon y Psittacosaurus, los primeros representantes de lo que se convertiría en los principales grupos de dinosaurios herbívoros.

Los dinosaurios ornitisquios posteriores, como Triceratops y Stegosaurus, muestran una amplia gama de adaptaciones para comer plantas, pero sus primeros parientes no habían sido examinados adecuadamente hasta ahora.

Al publicar sus hallazgos en la revista Current Biology, los científicos revelan que los primeros dinosaurios «vegetarianos» habían desarrollado formas muy diferentes de abordar una dieta de plantas.

Heterodontosaurus parece haber tenido grandes músculos de la mandíbula en relación con el tamaño de su cráneo, lo que produce una gran fuerza de mordida, ideal para consumir vegetación resistente. Scelidosaurus tenía una fuerza de mordida similar, pero músculos de la mandíbula relativamente más pequeños en comparación con su cráneo. Sin embargo, estos animales tenían un mayor tamaño corporal general y podían lograr una mordida fuerte. En contraste, el cráneo de Hypsilophodon no tenía grandes músculos. En cambio, estos dinosaurios reorientaron sus músculos para morder de manera más eficiente pero con menos fuerza muscular.

El Dr. Stephan Lautenschlager, de la Universidad de Birmingham, dijo en un comunicado: «Descubrimos que cada dinosaurio abordó los problemas planteados por una dieta basada en plantas al adoptar técnicas de alimentación muy diferentes. Algunos compensaron el bajo rendimiento alimentario a través de su gran tamaño, mientras que otros desarrollaron músculos de la mandíbula más grandes, mayor eficiencia del sistema de la mandíbula o estos enfoques combinados. Aunque estos animales se veían muy similares, sus soluciones individuales a los mismos problemas ilustran la naturaleza impredecible de la evolución».

Los ornitisquios eran un grupo grande y diverso de dinosaurios herbívoros cuyos miembros posteriores desarrollaron una amplia gama de estilos de alimentación. Imagen © The Trustees of the Natural History Museum

Contrariamente a la creencia popular, la mayoría de los dinosaurios eran herbívoros, aunque todos descienden de un ancestro carnívoro. Ya se sabe mucho sobre cómo los diferentes dinosaurios consumían sus alimentos, pero se sabe relativamente poco sobre cómo evolucionaron sus estilos de alimentación preferidos.

Después de la tomografía computarizada de los cráneos, el equipo reconstruyó los músculos de la mandíbula utilizando datos de aves y cocodrilos para ayudar a indicar dónde habrían estado los músculos. Luego llevaron a cabo un «análisis de elementos finitos», que consiste en dividir el cráneo en miles de partes individuales (llamadas elementos). La fuerza de mordida que pueden generar estos músculos se calcula en función de su tamaño y disposición.

Luego se simuló cada cráneo para morder un objeto imaginario para ver cómo los diferentes elementos responden a la fuerza aplicada. Estos modelos generan mapas de calor que muestran las áreas del cráneo que están muy estresadas y las que no lo están. Los resultados revelaron que, aunque todos estos dinosaurios comían plantas, cada uno tenía formas diferentes de hacerlo.