Los exámenes en la India le quitan el sueño… al Gobierno

Se enfrentan a chivatazos, padres enganchados en ventanas, programas de control remoto para ordenadores, teléfonos abiertos y hasta filtraciones de exámenes

0
1372

EFE- Chivatazos, padres encaramados en ventanas, programas de control remoto para las computadoras, teléfonos abiertos y hasta filtraciones de exámenes hacen que cada año el Gobierno indio pierda el sueño cuando llegan las pruebas cada año, y este no ha sido diferente.

El ministro de Educación, Prakash Javadekar, confesó hoy en rueda de prensa que no ha dormido en toda la noche después de que ayer el Gobierno constatase que las pruebas de Matemáticas de décimo grado (15-16 años) y de Economía de duodécimo (17-18) en todo el país se habían filtrado.

«Entiendo el dolor de los padres y estudiantes están teniendo que pasar… no he podido dormir, también soy padre», dijo el ministro.

Según la información preliminar algunas partes de los exámenes, que comenzaron el 5 de marzo, fueron supuestamente filtradas en la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp en un caso bajo investigación.

Como resultado la Comisión Central de la Escuela Secundaria (CBSE, en inglés) ha decidido que 2,8 millones de estudiantes indios que pensaban haber finalizado los exámenes deban repetirlos.

«Se trata de un evento muy desafortunado. Entiendo el dolor por el que los padres y los estudiantes están pasado. Ninguno de los implicados en la filtración de los resultados será perdonado, la policía pronto arrestará a los culpables», aseguró Javadekar.

La respuesta en la oposición no se ha hecho esperar. El presidente del Partido del Congreso, Rahul Gandhi, criticó al primer ministro, Narendra Modi, por la incapacidad de su Gobierno para evitar filtraciones de datos en exámenes o en la plataforma de identidad digital Aadhaar, que reúne datos biométricos de más de mil millones de personas en el país.

«¿Cuantas filtraciones? Filtraciones de datos!, filtraciones de Aadhaar!, filtraciones de exámenes! (sic)», dijo Gandhi en Twitter.

Además recordó que horas antes de que la CBSE anunciase la repetición de los exámenes, la Policía destapó otra trama para hacer trampas en pruebas de selección de funcionarios (SSC, en inglés).

Cuatro personas fueron detenidas en Nueva Delhi, en una operación conjunta entre la Policía de esa ciudad y del estado norteño de Uttar Pradesh, acusadas de dirigir una organización mafiosa que resolvía exámenes a distancia gracias a un programa informático.

Pero lo cierto es que, más allá de estos últimos casos, lo de las trampas en los exámenes no es nuevo.

En Bihar, en el norte, las imágenes de un gran número de personas encaramadas a las ventanas que intentaban supuestamente pasar papeles con las respuestas o decírselas a viva voz a los examinados en 2015, provocaron la intervención de la Policía y la suspensión de pruebas ante el sonrojo generalizado del país.

Al año siguiente, las autoridades optaron por instalar cámaras de seguridad y llegó incluso a enviar a policías armados a los centros.

Sin embargo, los medios de comunicación destaparon otro escándalo de corrupción casi sin buscarlo cuando entrevistaron a los estudiantes que habían obtenido mejores resultados y revelaron que no sabían responder a las preguntas más básicas.

En el estado vecino de Uttar Pradesh, el jefe de Gobierno, Yogi Adiyanath, también ha tomado medidas extremas para acabar con las trampas en los exámenes de secundaria.

Los estudiantes tienen prohibido ir a los exámenes con zapatos o calcetines para atajar el uso de chuletas, y los examinadores cambian cada día de centro y se han instalado cámaras de seguridad en las aulas.

Y, según el Gobierno estatal, funciona.

El viceprimer ministro de Uttar Pradesh, Dinesh Sharma, aseguró en una entrevista al diario Times of India que un millón de los casi 6,6 millones de estudiantes inscritos a los exámenes estatales no se presentaron este año.

Otros años muchos estudiantes de otros estados se presentaban a los exámenes de Uttar Pradesh con la ayuda de organizaciones que les daban las repuestas de antemano, según Sharma.

La conclusión del viceprimer ministro es que los estudiantes renuncian a presentarse porque ya no lo tienen tan fácil para copiar.

El Gobierno indio aseguró hoy que los culpables de filtrar los dos exámenes de secundaria serán castigados en cuanto la Policía descubra de quién se trata.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta