Los forenses pueden ya identificar cadáveres con fotos de redes sociales

Estudio en el que ha participado la Universidad de Granada que permite identificar cadáveres con fotos de Instagram o Facebook en los que haya una sonrisa

0
1714

EFE | Científicos de la Universidad de Granada (UGR) han participado en un estudio internacional que ha diseñado una nueva técnica forense que permite identificar un cadáver a partir de fotos de Instagram o Facebook en las que el sujeto salga sonriendo.

Esta nueva técnica forense facilita las labores de identificación de un cadáver y lo hace recurriendo a las fotografías que una persona ha publicado en sus redes sociales, concretamente en las imágenes en las que aparece con una sonrisa.

Este trabajo, en el que colabora la Academia Polaca de Ciencias de Breslavia y del que ha informado la UGR, presenta un método experimental de identificación que se basa en el análisis del perfil de los dientes anteriores de un sujeto, que son los que se ven cuando una persona sonríe.

La morfología de los dientes puede ser un carácter individualizante si se tienen en cuenta características como el tamaño, la presencia de diastemas y de torsiones dentales.

A pesar de ofrecer resultados menos confiables que los recogidos en los Protocolos internacionales, esta técnica tiene la ventaja de poder acceder a los datos antemortem aportados por los familiares, como las fotos que la persona fallecida publicó en sus redes sociales, como Instagram o Facebook, antes de morir.

Otro aspecto abordado en esta investigación es el análisis de la distorsión provocada en las imágenes al utilizar objetivos de diferente distancia focal y los resultados obtenidos hasta ahora abren vías alternativas de identificación de personas desaparecidas o fallecidas.

Una de las líneas de investigación que desarrolla el Área de Antropología Física de la UGR busca desarrollar métodos de identificación humana alternativos a los recogidos en los Protocolos internacionales, ya que los únicos reconocidos son los que se basan en las huellas dactilares, la Odontología y la Genética.

Sin embargo, son muchos los contextos en los que no se pueden utilizar, ya que las personas desaparecidas/fallecidas proceden de entornos socioculturales o países en los que no existen bases de datos de huellas dactilares, o no hay recursos para obtener odontogramas o perfiles de ADN.

«Identificar es comparar, por lo que se necesita tener datos antemortem y postmortem. En estos contextos, se están buscando métodos alternativos que permitan analizar recursos fáciles de obtener por parte de los familiares con aquellos recogidos en las personas o cadáveres de los fallecidos/desaparecidos», han apuntado los autores del estudio.