Los hippies de La Rioja y sus abrazos desnudos a agentes de la Guardia Civil

Iban a multar y acabaron huyendo de los "afectuosos" abrazos de los hippies llegados de todo el mundo a La Roja. Al final pusieron 76 denuncias

0
648

Iban a multar y acabaron huyendo de abrazos desnudos. Pero desnudos, literalmente. Los agentes de la Guardia Civil se presentaron, tras una kilométrica caminata, en el campamento que el movimiento «hippy» internacional «Familia Arcoíris» tiene instalado en La Rioja y del que tanto se habla.
Acabaron levantando 76 actas de denuncia a los organizadores y participantes pero para hacerlo tuvieron que esquivar los «afectuosos» saludos que querían brindarles las 200 personas procedentes de varios puntos de Europa. Muchos de ellos nudistas y todos sin mascarilla, querían abrazar a los efectivos de la Benemérita.

Llevan varias semanas en un recóndito enclave del valle del Portilla, a unos cinco kilómetros al suroeste de la localidad riojana de Viniegra de Abajo y a tres kilómetros de la linde con Castilla y León.

Al punto exacto de la acampada solo se podía acceder andando los 2 últimos kilómetros.

Desde la llegada de la “Familia Arcoíris”, agentes del Instituto Armado han llevado a cabo un seguimiento «muy exhaustivo» del encuentro, en el que han participado hombres, mujeres y niños de diferentes edades y procedentes de distintos puntos de Europa.

Aparte de las 76 denuncias, otros 70 integrantes de la acampada evitaron la sanción al abandonar el lugar durante los requerimientos de los agentes.

Las denuncias se han tramitado por los incumplimientos «flagrantes» a la Ley de Protección y Desarrollo del Patrimonio Forestal de La Rioja, que prohíbe la acampada libre en todos los montes de utilidad pública de la comunidad y la realización de fuego.

También se ha incumplido la Ley de Montes por circular campo a través y estacionar vehículos fuera de camino sobre cubierta vegetal, y la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana por la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación.

Otras denuncias se justifican en el incumplimiento de la legislación estatal y autonómica en materia sanitaria de prevención y contención frente a la covid-19, por juntarse grupos de personas no convivientes, no usar mascarilla y no mantener distancia de seguridad.

Los controles establecidos en la zona evitaron la llegada al lugar de la acampada de otros 54 componentes de la «Familia Arcoíris».

Para el total control de esta comuna «hippy» ha sido necesaria la movilización de un helicóptero del servicio aéreo de la Guardia Civil, así como las unidades de Seguridad Ciudadana, el Servicio de Protección de la Naturaleza, Servicio Cinológico con perros especialistas en la detección de sustancias estupefacientes y el Equipo de Rescate e Intervención en Montaña.

La presencia de menores en la acampada ilegal también motivó su comunicación a los Servicios Sociales del Gobierno riojano, no solo por falta de escolarización, también por las pésimas condiciones higiénicas sanitarias y de salubridad.

Además, en las actuaciones han colaborado agentes forestales del Gobierno regional.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta