Los pobres están un 40% más expuestos a padecer las olas de calor

0
1194
Calor
Para fines de siglo, la cuarta parte de la población mundial con los ingresos más bajos enfrentará una exposición a olas de calor equivalente a la exposición que enfrentan las otras tres cuartas partes, combinadas. | MOHAMMAD REZA ALIZADEH (CC BY 4.0)

Las personas con ingresos más bajos están más expuestas a olas de calor que sus contrapartes de ingresos más altos por una combinación de ubicación y acceso a adaptaciones como el aire acondicionado.

Se espera que esta desigualdad aumente a medida que aumentan las temperaturas, según una nueva investigación publicada en la revista Earth’s Future.

Las poblaciones de bajos ingresos actualmente enfrentan una exposición 40% mayor a las olas de calor que las personas con mayores ingresos, según un nuevo estudio. Para fines de siglo, el 25% más pobre de la población mundial estará expuesto a olas de calor a una tasa equivalente al resto de la población combinada.

Las poblaciones más pobres pueden verse afectadas por más olas de calor debido al cambio climático debido a su ubicación y la incapacidad de mantenerse al día como resultado de la falta de adaptaciones al calor, como el aire acondicionado.

El estudio analizó datos históricos de ingresos, registros climáticos y adaptaciones al calor para cuantificar el nivel de exposición a olas de calor que enfrentan las personas con diferentes niveles de ingresos en todo el mundo. La exposición a las olas de calor se midió multiplicando el número de personas expuestas a las olas de calor por el número de días de olas de calor. Los investigadores combinaron esas observaciones con modelos climáticos para predecir cómo cambiará la exposición en las próximas ocho décadas.

El estudio encontró que la cuarta parte de la población mundial con los ingresos más bajos enfrentará un aumento pronunciado en la exposición a las olas de calor para el año 2100, incluso teniendo en cuenta el acceso al aire acondicionado, los refugios de aire fresco, las normas de seguridad para los trabajadores al aire libre y las campañas de concientización sobre la seguridad contra el calor. El trimestre de ingresos más altos, comparativamente, experimentará pocos cambios en la exposición, ya que su capacidad para mantenerse al día con el cambio climático es generalmente mayor.

Las personas en el cuarto de población de ingresos más bajos enfrentarán 23 días más de olas de calor por año que las personas en los cuartos de ingresos más altos para el año 2100. Muchas regiones pobladas y de bajos ingresos se encuentran en los trópicos que ya son cálidos, y se espera que su población crezca , contribuyendo a las discrepancias en la exposición a las olas de calor.

El estudio se suma a un creciente cuerpo de evidencia de que las poblaciones que han contribuido menos al cambio climático antropogénico a menudo son las más afectadas por los impactos del cambio climático, dijo el autor principal del estudio, Mojtaba Sadegh, climatólogo de la Universidad Estatal de Boise en Idaho. Históricamente, los países de mayores ingresos aportan la mayoría de los gases de efecto invernadero.

«Esperábamos ver una discrepancia, pero ver a una cuarta parte del mundo enfrentando tanta exposición como las otras tres cuartas partes combinadas… eso fue sorprendente», dijo Sadegh en un comunicado.

Si bien las regiones de mayores ingresos a menudo tienen un mayor acceso a las adaptaciones, es probable que se enfrenten a apagones continuos o apagones a medida que la demanda de electricidad inunda la red. Un aumento en el área geográfica afectada por las olas de calor, que según el estudio ya ha aumentado 2,5 veces desde la década de 1980, limitará nuestra capacidad de «tomar prestada» electricidad de las regiones vecinas no afectadas, como California, que importa electricidad del noroeste del Pacífico, dijo Sadegh.

«Sabemos por demasiada experiencia que emitir un pronóstico de ola de calor no es suficiente para garantizar que las personas sepan qué medidas apropiadas deben tomar durante una ola de calor y para hacerlo», dijo Kristie Ebi, profesora del Centro para la Salud y el Global Environment de la Universidad de Washington, que no participó en el estudio. Recopilar más datos sobre la frecuencia de las olas de calor y las respuestas en los países de bajos ingresos, dijo, es fundamental.

Sadegh espera que el estudio impulse innovaciones en soluciones de refrigeración asequibles y energéticamente eficientes, además de resaltar la necesidad de soluciones a corto plazo. «Necesitamos crear conciencia sobre los peligros y la seguridad térmica, y mejorar los sistemas de alerta temprana y el acceso a esos sistemas de alerta temprana», dijo. EP

Dejar respuesta