Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

Estudiantes y Gitanos salvan un Lunes Santo en la capital que casi se vivió en los templos

Un Lunes Santo agridulce en el que Crucifixión, El Cautivo, Pasión y Dolores del Puente optaron por no hacer estación de penitencia

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Devotos ante el Cautivo y la Virgen de la Trinidad.

La legión en el Materno.

Custodia para los tronos que no pudieron procesionar.

El llanto al quedar en la casa de hermandad.

La Pasión tampoco porcesionó.

Ofrenda a la Virgen del Rocío por el Málaga CF.

El alcalde visita a Crucifixión.

El Cristo de la Columna en su salida.

Dolores del Puente tampoco hizo estación de penitencia.

'Esperanza' y pañuelos para los enfermos del Clínico.

  • De las seis hermandades que tenían que hacer estación de penitencia cuatro tomaron la decisión de no salir
  • La devoción se vivió en la calle, pero también, y sobre todo, una jornada más, dentro de los templos y de las casas de hermandad
  • De nuevo jornada marcada por consulta de previsiones del tiempo, de nervios y decisiones difíciles, de las que no gustan pero, afianzan la hermandad

El Lunes Santo dejó una sensación agridulce, ya que se puede decir que fue una jornada a medias. También con protagonismo para los partes meteorológicos, las lluvias, y las decisiones de echarse o no a la calle.  La primera fue la que tomaron las cofradías de Crucifixión, Pasión, Dolores del Puente y Cautivo que decidían, en un goteo de comunicados oficiales, no hacer estación de penitencia.

Si pusieron los tronos en la calle las cofradías de Estudiantes y la de Gitanos. 

La primera en tomar la decisión menos deseada y más dolorosa fue Crucifixión que anunciaba que no realizaría su estación de penitencia y que las imágenes de sus titulares (Santísimo Cristo de la Crucifixión y María Santísima del Mayor Dolor) se podían contemplar en la Casa de Hermandad hasta las 23.45 horas.  La decisión se tomaba “tras valorar las distintas alternativas y partes meteorológicos”, una decisión que, aseguraban, se tomaba “para proteger tanto a los hermanos que efectúan la citada estación, como al patrimonio de nuestra hermandad, empezando por nuestros Titulares, así como a las bandas que nos acompañan”. “Todos los hermanos creemos que es lo más acertado y a esperar hasta el próximo Lunes Santo a poder salir desde aquí, desde el Barrio de El Ejido” era la conclusión.

También el Cautivo y Dolores del Puente anunciaban que se quedaban sin hacer estación de penitencia. Las conocidas previsiones meteorológicas adversas llevaron a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad Coronada a suspender la salida procesional del Lunes Santo. Una más. En  un comunicado, señalaron que “tras consultar con distintas fuentes y consensuar esta decisión con el resto de hermandades de la jornada, en un ejercicio de responsabilidad y rigor, y anteponiendo siempre la integridad del patrimonio humano y artístico que se pone en la calle, han determinado no realizar las salida procesional…”

La cofradía tuvo sus puertas abiertas hasta las dos de la madrugada, y llevó a cabo la Celebración de la Palabra en el Salón de tronos a la misma hora en que estaría pasando por la Plaza del Obispo. Antes, se llevó a cabo un concierto  de marchas procesionales a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores del Real Cuerpo de Bomberos, la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Cautivo y de la Banda Sinfónica Virgen de la Trinidad. 

Y Dolores del Puente decidía mediada la tarde no procesionar. En un breve comunicado señalaban sus rectores que el Santísimo Cristo del Perdón y María Santísima de los Dolores había decidido suspender su estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral. Y su hermano mayor indicaba en diferentes medios que era una “decisión unánime” ya que “desde las 12 de la mañana analizamos la información y todas las fuentes consultadas daban un frente de lluvias que desaparecía a las seis pero a las nueve alguna nube de arrastre podía descargar agua y con esas previsiones y el último parte que daba agua al 80% hasta las 20.00 horas no nos arriesgamos a poner a mil  personas en la calle”, porque, indicaba que “no quería correr riesgos y asumen vivir el Lunes Santo de otra manera”. Se colocaron los tronos en la mejor situación, en el Crucero de Santo Domingo, para que los devotos pudieran disfrutar de ellos, hasta las 00.30, la hora prevista para el encierro.

La última en anunciar su decisión de no realizar estación de penitencias sería la Archicofradía de Pasión. En otro comunicado añadía más zozobra al Lunes Santo. Las imágenes de sus titulares, Nuestro Padre Jesús de la Pasión y María Santísima del Amor Doloroso quedaban en la Parroquia de lo Santos Mártires para poder ser visitados hasta las once de la noche. Un “día muy duro”, con una decisión “muy difícil”, decía el hermano mayor de Pasión, pero “no se daban los elementos para hacer la estación de penitencia como debe hacerse”.  Sus palabras sirven para cualquier cofradía que decide no salir: “A nadie le gusta tomar ni comunicar ni tampoco oir esta decisión, lo que deja un ambiente triste pero de mucha compresión y mucha hermandad también”.

Solo dos en la calle

Con considerable retraso y modificaciones si decidieron salir a la calle la Cofradía del Señor de la Columna  (Gitanos) y la de Estudiantes. 

Así, se anunciaba sobre las seis y media de la tarde que el Santísimo Cristo Coronado de Espinas y Nuestra Señora de Gracia y Esperanza harían estación de penitencia, aunque, con recortes. Lo hacía con retraso sobre su horario oficial (17.30) al ponerse en la calle a las 19.15, aunque eso sí, alteró su recorrido a partir de la Plaza del Carbón, con acto en la plaza del Obispo incluido, suprimiendo el paso por Carretería, con el objetivo de reducir a dos horas el tiempo de la procesión. 

Con incertidumbre, y casi como si de un partido final de algún campeonato internacional se tratara, con un bullicio creciente a las puertas de su casa de Hermandad, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Columna y María Santísima de la O, pasadas las siete y media de la tarde, abría sus puertas y confirmaba, tras no haberse pronunciado ni en un sentido ni otro que se echaba a la calle, dejando en dos las hermandades que procesionarían por las calles de Málaga.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN