Manolo, en números rojos: «Tengo que comer, estoy dispuesto a subastar el bombo»

    "Me he gastado todo mi dinero en el fútbol y por el fútbol, pero estoy muy orgulloso de todo", recuerda Manolo, el fiel aficionado de la selección española

    0
    1094
    Manolo, animando en la grada con su bombo (EFE).

    EFE | Si hay una figura asociada popularmente a la selección española de fútbol es, sin duda, Manolo el del bombo. Este aficionado lleva décadas dando su apoyo al equipo nacional en todos los rincones del mundo, pero ahora vive unos duros momentos.

    A sus 71 años, Manolo Cáceres se va a jubilar. Su bar está cerrado a consecuencia de la pandemia de Coronavirus, pero aunque ya podría reabrirlo no lo hará.

    El problema es que ahora sólo ingresa «cuatro cientos y pico euros» y necesita dinero «para comer». «Muchas veces han venido a comprarme el bombo y siempre decía que no lo vendería por nada en el mundo, pero ahora estoy dispuesto a hacerlo», confiesa en una conversación con la agencia EFE. Además, lo tiene claro: «Me jubilo, si puede ser el mes que viene, mejor”.

    A Manolo, que lleva 45 años animando con su inseparable bombo a la selección española, le jubilan un virus y la crisis. «Había invertido en género para estos tres meses porque venían las Fallas y quedaban partidos de Liga, pero ahora estoy en números rojos y el bar ya no lo abro más, en junio acabo el contrato de alquiler porque iría a peor”, explica.

    El bar de Manolo está ubicado a cien metros de la fachada principal de Mestalla, en Valencia, ciudad en la que se afincó hace más de tres décadas y desde donde ha viajado por todo el mundo para apoyar a la selección y a varios clubes del fútbol español.

    Las cuentas no le salen: «Gano cuatrocientos euros y pico, que es lo que pago de hipoteca, más los gastos del piso… con la jubilación ingresaré ochocientos, no sé qué vamos a hacer, pero tengo que comer y no sé si subastar el bombo», indica el seguidor más conocido del fútbol español, que quiere agradecer a la propietaria del local que le haya perdonado los meses de alquiler.

    Lo que todavía no sabe Manolo es cómo encontrará el dinero para seguir viajando junto a la selección española porque su intención es estar en dos mundiales más para llegar al número doce que lleva en la camiseta.

    Manolo tiene, como si de una obra de arte se tratara, colgados en su bar, los bombos con los que animó a la España de los títulos, en la Eurocopa de 2008 y 2012, y su bien más preciado, el del Mundial de Sudáfrica de 2010. «Ya veremos qué hago», insiste.

    La llamada recibida por parte del exjugador Ricardo Arias, uno de los embajadores del Valencia CF, le animó tanto o más como los ingresos que le han hecho algunos amigos. «Arias me ha dicho que él también lo ha pasado mal, creo que el Valencia también me ayudará», precisa Manolo, que no se arrepiente de nada de lo hecho.

    «Me he gastado todo mi dinero en el fútbol y por el fútbol, pero estoy muy orgulloso de todo», recuerda Manolo, quien por encima de todos sus viajes recordó su odisea para ver levantar a Íker Casillas el título de 2010. «En México 86 todos los españoles lo pasamos muy bien, pero lo de Sudáfrica fue superior, porque me puse enfermo, volví a España y luego regresé para las semifinales y la final», cuenta.

    «También lo pasé muy bien en Venezuela», explica recordando que lo llamaron «para que animara a la selección española sub’ 16 en la que estaban Iván de la Peña e Iván Pérez, el hermano de Alfonso». Y rememora con nostalgia su estancia en diez campeonatos del Mundo y los 15.000 kilómetros que hizo en autostop en el Mundial de España de 1982 para ver los mejores partidos. «De Alicante a Valencia fui en una ambulancia con un muerto», lamenta Manolo, cuya peor pesadilla fue la final de la Recopa de 1980 en la que el Valencia ganó al Arsenal en la tanda de penaltis y estuvo marcada por las agresiones de seguidores ingleses a valencianistas en Bruselas.

    Señala que, aparte del combinado nacional, el Huesca, el Zaragoza y el Valencia son los tres equipos que lleva en el corazón. Y estos días muestra su lado más solidario: «Todos los días a las ocho salgo al balcón con mis cinco banderas de España y toco el bombo con todos los que vienen a tocar conmigo».

    image_pdfimage_print

    Dejar respuesta