Una morsa del Ártico se duerme sobre un iceberg y llega hasta Irlanda

Una familia irlandesa paseaba por la isla de Valentia y se topó con un enorme animal

0
460

Hay siestas… y siestas. Dicen que es una costumbre muy humana esa de echarse después de comer, pero los animales también recurren a ella cuando están muy cansados.

Bromas aparte, no sabemos en qué momento del día se quedó dormida la morsa protagonista de esta historia, pero el caso es que el trozo de hielo en el que estaba se desprendió y terminó en Irlanda.

Una familia irlandesa paseaba por la isla de Valentia y se topó con un enorme animal. Pensaron que sería una foca, pero no, era una gigantesca morsa. Este animal no es propio de la zona por lo que enseguida tomaron fotos para poner al corriente a las autoridades.

No se intervendrá en su situación al haberse verificado que se encuentra en perfecto estado. Su instinto natural hará que cuando haya recuperado fuerzas se lance al agua para regresar a casa, aunque para eso le espere un viaje de miles de kilómetros. Eso sí, tampoco se descarta que se adapte a su nuevo entorno. Todo un misterio.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta