Los mossos amenazan: no se pueden pasear cabras ni cerdos vietnamitas

La restricción de movimiento no es solo rígida en la calle: queda prohibidos también jugar en la azotea o ejercitarse en el párking

0
1108

Alba Gil (EFE) | Los Mossos d’Esquadra avisan de que no existen «excusas» para saltarse el confinamiento y han asegurado que no le temblará el pulso a la hora de aplicar la ley: nada de pasear cabras, peluches, radiadores ni tampoco cerdos vietnamitas.

La policía catalana ha amenazado con endurecer la mano ante el basto despliegue de picaresca que en los últimos días ha aparecido en las calles de la mano de ciudadanos que se las han ingeniado para salir de sus casas con la excusa de pasear a su mascota, aunque ésta tuviera dos cuernos o ni siquiera estuviera viva.

Han sido varios los casos de personas que, invocando a su suerte, han salido a la calle, correa en mano y una cabra, un gato o incluso un cerdo vietnamita al lado.

Fuentes de los Mossos aseguran que esta semana han visto de todo, desde quienes bajan a su perro «seis veces» al día y se están dos horas paseándolo, hasta quienes llevan una cabra, un peluche o incluso un radiador.

Y aunque las imágenes de estas arriesgadas apuestas se han hecho virales en cuestión de minutos, la policía advierte que no harán la vista gorda y que la denuncia, que oscila entre los 600 y los 30.000 euros «en el mejor de los casos», puede «destrozar la vida» de alguien.

«Parece que estemos buscando una excusa para romper el confinamiento y esto no puede ser (…). Yo no sé si una cabra es un animal doméstico, pero dudo que antes del confinamiento se bajara con la cabra a pasear», ha subrayado este jueves el intendente Josep Antoni Saumell, quien ha lamentado que, si continuamos en esta línea, «mañana saldremos con la tortuga, una pitón o un escarabajo».

Ante este despliegue de creatividad, los Mossos han remarcado la línea roja trazada por el Gobierno mediante el decreto del estado de alarma y han aseverado que no tendrán otro remedio que «aplicar la ley» para «reconducir estas conductas».

«Que nadie busque excusas para saltarse el confinamiento. Por el contrario, que las busquen para quedarse en casa», han recalcado.

Con todo, a quienes la amenaza les suene vacía, la policía ha recordado que la denuncia puede llegar cuando la crisis sanitaria del coronavirus sea historia: «De aquí a unos meses quizá no nos acordemos del COVID-19 pero a alguien le llegará una denuncia a casa que le puede destrozar la vida, porque es de una cuantía económica importante», han indicado.

Una advertencia que puede borrar de la cara la más amplia de las sonrisas y hacer pensar dos veces a aquel que, aburrido en su sofá, decide salir en grupo a pasear o se enfunda un disfraz de dinosaurio para saludar al vecindario.

Y es que la restricción de movimiento no es solo rígida en la calle: queda prohibidos también jugar en la azotea o ejercitarse en el párking.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta