Muere atragantado mientras se comía un sandwich en la cama

Martin Price le dijo a su esposa que tenía hambre, se preparó un sandwich de queso y se tumbó en la cama, pero comer en esa posición fue un error fatal

0
1713

Martin Price, de 29 años, le dijo a su esposa que tenía hambre, se preparó un sandwich de queso y se tumbó en la cama, pero comer en esa posición fue un error fatal.

Martin se atragantó con un pedazo de su merienda y murió asfixiado. Así lo encontró su esposa dos horas más tarde, que se llevó el disgusto de su vida al descubrir a su marido bocabajo en la cama sin moverse.

Una vez examinado, se halló un gran pedazo de sandwich atascado en su garganta, mientras que con una de sus manos continuaba agarrando el resto del bocadillo.

Parece ser que el fallecido era consumidor habitual de distintas drogas. De hecho, en su cuerpo se encontraron restos de heroína, quetiapina y lanzopen. Las cantidades encontradas no eran ni excesivas ni mortales, pero sí capaces de anular su capacidad de reacción ante el atragantamiento. Es decir, las drogas no lo mataron, lo hizo el sandwich, pero ellas contribuyeron bastante en el fatal desenlace.

Este triste suceso tuvo lugar en Stafford (Inglaterra) y aunque la ambulancia llegó de inmediato tras la llamada de la viuda no se pudo hacer nada por el atragantado.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta