Un mujer se declara enamorada de una estación de tren y se casa con ella

"No tengo sexo con la estación en público, soy respetuosa y tampoco lo haría con un ser humano, pero sí que tengo relaciones en mi mente", explica Carol

0
7052

Sí, el titular es así, aunque tengas que volver a leerlo antes de continuar con esta extraña historia. Carol sufre objetofilia, es decir, siente atracción emocional y sentimental hacia un objeto. En su caso, se declara enamorada de una estación de tren y tiene «sexo mental» con ella.

Esta parafilia suele ir acompañada de la creencia de que los objetos poseen personalidad propia, inteligencia y sentimientos. Y así ocurre en el caso de Carol, la enamorada, que se al hablar de la estación la llama Daidra.

Según relata el diario Metro, Carol viaja cada día durante unos 45 minutos para entrar en la estación de Santa Fe, su amada. No queda ahí la cosa, ya que según ella se casó con Daidra (la estación) en 2015.

«No tengo sexo físico con la estación en público, soy respetuosa y eso es algo que tampoco haría con un ser humano, pero sí que tengo relaciones en mi mente cuando estoy en el edificio», explica Carol, añadiendo que Daidra le gusta especialmente cuando oye «los trenes revolución encima de sus motores… eso es algo que me enciende».

Según Carol, lleva 36 años enamorada del recinto, pero intentó mantener relaciones sentimentales con hombres para llevar una vida normal. Sin embargo, no funcionó y ahora acepta con naturalidad lo que siente: ama a la estación y son «pareja» desde 2015.

«Ella nunca me dejará», declara Carol, segura de que su amor es correspondido por la estación, que cada día alberga a miles de usuarios, algo que no pone celosa a su amada.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta