Las hembras de murciélago ofrecen sexo a cambio de comida

Las hembras de murciélago egipcio de la fruta forman vínculos con machos concretos para intercambiar apareamiento por alimento

0
961
murciélago
Un 'Rousettus aegyptiacus'

Un nuevo estudio encuentra que las hembras de murciélago egipcio de la fruta forman vínculos con machos concretos para intercambiar apareamiento por alimento.

Un estudio publicado en Current Biology por científicos de la Universidad de Tel Aviv acredita que hembras de esta especie que viven en cuativerio toman alimentos de forma continua directamente de la boca de sus compañeros varones. A cambio, estos murciélagos egipcios machos son recompensados por su generosidad con el sexo.

«Encontramos una fuerte relación entre las interacciones de esa clase de alimentación y la reproducción», dice en un comunicado la autora principal, Yossi Yovel, de la Facultad de Ciencias de la Vida. «Es decir, producen crías de los machos de los que la mayoría de las veces escogen la comida. De tres a cuatro meses antes de aparearse, las hembras comienzan a recibir la comida de varios machos. Luego se aparean con uno de los machos, con el cual forjaron el vínculo más fuerte.

«Al principio, nos preguntábamos: ¿por qué los productores de alimentos permiten que los receptores se los quiten de la boca? ¿Quizá sean más fuertes? Pero descubrimos que la mayoría de los receptores son hembras, por lo que consideramos la posibilidad de que las hembras cambien de apareamiento por comida. Esta fue nuestra hipótesis y, de hecho, encontramos que este es el caso «.

Hay una variedad de razones potenciales por las cuales los animales podrían estar dispuestos a compartir alimentos. En algunos casos, la comida se comparte con los familiares. En otros, el costo de defender los recursos alimenticios puede ser demasiado alto. Pero también es posible que compartir alimentos a veces tenga otros beneficios demorados, incluido el sexo.

Para explorar la hipótesis de alimentos por sexo, los investigadores monitorearon las interacciones productor-receptor de una colonia de murciélagos egipcios cautivos durante más de un año. Más tarde determinaron la paternidad de las crías que nacieron en la colonia en base a la genética.

«Los resultados fueron bastante claros. Las hembras dieron a luz a crías de machos de los que habían obtenido alimentos», explica el profesor Yovel. «Los hallazgos apoyan la hipótesis de alimentos por sexo en esta especie».

Valora este artículo

image_pdfimage_print

Dejar respuesta