Un museo ofrece 92 aromas para entrenar el olfato dañado por la Covid-19

"Queremos que usen nuestras instalaciones como un gimnasio del olfato", señala su guía, Jonatan Talavera

0
1000
Museo de los aromas (EFE/ Pacosantamaria).

EFE | El Museo de los Aromas, ubicado en la localidad burgalesa de Santa Cruz de la Salceda, se convertirá próximamente en un ‘gimnasio del olfato’ y ofrecerá más de 90 fragancias distintas para entrenar y ayudar a la recuperación de este sentido a aquellas personas que lo han perdido tras pasar la covid-19.

Los gestores de este espacio museístico, único en Europa por la temática y la amplia gama aromática que posee, han ideado un sistema de bonos de visita para aquellas personas que estén interesadas en iniciar un entrenamiento para recuperar su olfato.

«Queremos que usen nuestras instalaciones como un gimnasio del olfato», señala a Efe su guía, Jonatan Talavera, haciendo hincapié en que las personas que suelen padecer pérdida de olfato (anosmia) ven afectado también en gran medida el sentido del gusto.

La iniciativa ha surgido tras los comentarios de algunos visitantes este verano, que manifestaron a los responsables del museo sus dificultades en apreciar o reconocer varios de los aromas que alberga, hecho que coincidía con haber pasado la covid-19.

«Hemos visto esa necesidad en visitantes y personas cercanas, gente que al principio no lo daba importancia pero que al pasar el tiempo se dan cuenta de que no tienen la misma capacidad para disfrutar cosas tan simples como la comida», incide Talavera.

El Museo de los Aromas pondrá su personal a disposición de los afectados para guiarles en sus «entrenamientos» del olfato, dándoles un antifaz, asesorándoles y acompañándoles por las distintas estancias, que están tematizadas.

No obstante, recomiendan a aquellas personas que sospechen tener escasa capacidad olfativa acudir al especialista de otorrinolaringología para que cuantifique el nivel de pérdida.

También sugieren contactar con la Asociación Española de la Anosmia, que dispone de un protocolo de ejercicios de estimulación que aceleran la rehabilitación del olfato.

La técnica consiste en oler dos o tres veces al día, durante meses y a ciegas, cuatro aromas comunes (floral, frutado, especiado y resinoso), evitando que sean muy intensos para que no provoquen irritación.

Una vez evaluados e iniciado el protocolo de recuperación diario, es cuando el museo interviene y ofrece sus instalaciones como complemento para comprobar el progreso de la capacidad olfativa.

«Nosotros no hacemos una valoración médica, sino que aportamos nuestros recursos para que sean usados y puedan comprobar su progreso porque disponemos de aromas que no se utilizan habitualmente; igual que cuando los médicos te mandan ir al gimnasio para mejorar un problema», aclara Jonatan Talavera.

Según distintas investigaciones, el 80 por ciento de los pacientes de covid-19 en España han sufrido algún grado de pérdida olfativa y gusto; el 45 por ciento lo puede recuperar en dos o tres semanas, aunque un pequeño porcentaje necesita más de tres meses.

Aunque la iniciativa del entrenamiento olfativo del Museo de los Aromas ha sido dirigida inicialmente a los pacientes de la covid-19, sus responsables matizan que está abierta a cualquier persona que sufra anosmia por cualquier circunstancia.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta