Nace un bebé en China cuatro años después de morir sus padres

Por medio de un vientre de alquiler, en China ha nacido un bebé cuatro años después de que sus padres fallecieran en un accidente de tráfico.

Bautizado como Tiantian, el pequeño es el resultado de la lucha de sus abuelos para fertilizar a una mujer con uno de los embriones congelados que había dejado la pareja.

Meses antes del fatal accidente, la pareja había recurrido a una clínica de fertilidad para someterse a un tratamiento. La idea era utilizar uno de los embriones congelados para implantarlo en el vientre de la mujer, pero una semana antes de la cita médica se truncaron los planes.

Tan fuerte era su deseo de ser padres, que los abuelos se empeñaron en cumplirlo por ellos. Así, se pusieron manos a la obra en busca de un vientre de alquiler y el resultado es Tiantian, un precioso niño que ahora cuidan ellos mismos.

Pero no ha sido tan fácil como parece, ya que antes han protagonizado una larga batalla judicial para hacerse con la custodia de los embriones y utilizarlos en un vientre de alquiler. Esto último ha sido fuera de China, país en el que está terminantemente prohibida esta práctica.

Tras los nueve meses de gestación en el vientre de una mujer de Laos, el pequeño vino al mundo en un hospital chino el pasado diciembre.