Navidades y espíritu invernal, también en Marte

En la última y muy invernal imagen de Marte de la cámara HRSC a bordo del orbitador Mars Express de la ESA de este año, se pueden ver cráteres de impacto conectados por una cinta a rayas de colores

0
1161
Marte
Paisaje de cráteres arremolinados en el polo sur de Marte. | ESA

EUROPA PRESS. | En la última y muy invernal imagen de Marte de la cámara HRSC a bordo del orbitador Mars Express de la ESA de este año, se pueden ver cráteres de impacto conectados por una cinta a rayas de colores.

Los datos de imagen de la Cámara Estéreo de Alta Resolución (HRSC) revelan un intrincado paisaje de depósitos estratificados, escarcha, hielo y dunas oscuras cerca de la región polar sur de Marte, conocida como Ultimi Scopuli (del latín «los últimos acantilados»). La cámara fue desarrollada por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y lleva enviando a la Tierra imágenes de la superficie marciana desde enero de 2004.

Esta imagen muestra una sección del paisaje que mide aproximadamente 215 por 65 kilómetros y está situada a 14 grados al norte del polo sur. Se aprecian numerosas formas interesantes, típicas de las regiones permanentemente heladas pero no cubiertas de hielo. Junto con las formaciones esculpidas por el viento, conocidas como accidentes geográficos eólicos, y las nubes de escarcha estacionales, completan el paisaje.

El paisaje parece muy abstracto con los tonos de color fuertemente contrastados de los tonos anaranjados del suelo marciano y el blanco del agua y el hielo de dióxido de carbono. Junto con las formas curvas del paisaje, no es un paisaje fácil de entender a primera vista, explica el DLR en un comunicado.

Estas imágenes se tomaron durante la primavera austral, la época en la que el hielo se retira hacia el sur, dejando sólo una pequeña capa de hielo en el polo sur durante el verano en el hemisferio sur. Durante el ciclo estacional en Marte, el hielo de dióxido de carbono se deposita en los polos en invierno.

La cantidad de gases atmosféricos atrapados en forma de hielo en cada polo en invierno y que se evaporan en primavera es enorme, ya que representa más del 10% de la atmósfera. Este proceso provoca fuertes cambios de presión en la envoltura gaseosa marciana y, en consecuencia, velocidades de viento muy elevadas. Éstos se producen principalmente en otoño y están causados por esta diferencia de presión atmosférica en los hemisferios.

Los dos rasgos más llamativos de esta imagen son dos grandes cráteres de impacto que parecen estar conectados por una banda rayada. La banda y los cráteres muestran un intenso tono marrón rojizo que contrasta con el gris y el blanco del paisaje circundante. Además, pueden verse capas alternas en los bordes de los cráteres y en la banda. Estas capas son capas sucesivas de polvo y arena que se han depositado de forma continua y aproximadamente horizontal sobre los accidentes del terreno. Se componen principalmente de hielo de agua y aproximadamente un 10 por ciento de sedimentos finos.

Las capas individuales difieren entre sí por su albedo (la reflectividad de la luz solar), su color, su grosor y su grado de meteorización. Estos depósitos se forman por la disolución del polvo y el hielo de la atmósfera, que se hunden en la superficie, y por la condensación directa de la escarcha en el suelo. Las regiones anaranjadas de la imagen muestran claramente la naturaleza estratificada de estos depósitos.

Algunas zonas de la imagen aparecen borrosas. Se han formado nubes sobre la escena y pueden detectarse, sobre todo en el centro, por encima de la banda. Las nubes de la región polar sur no sólo contienen gotitas de agua congeladas en cristales de hielo, sino a menudo agujas de hielo de dióxido de carbono, dadas las temperaturas extremadamente bajas, muy por debajo de los 100 grados bajo cero. Su trayectoria al hundirse en el suelo se ve influida en parte por las formas del terreno en la superficie. En algunas regiones de la imagen se aprecian extensas estructuras de evaporación que hacen que la superficie parezca nivelada y se asemeje al nivel del agua de los lagos terrestres.

En numerosos lugares pueden identificarse dunas y campos de dunas oscuros, a menudo cubiertos por una fina capa de escarcha. Allí donde el viento las ha encadenado en finas líneas, se asemejan a una formación de crestas rocosas alargadas y callejones eólicos que apuntan en la misma dirección, conocidos como yardangs. A partir de su orientación se puede leer la dirección predominante del viento, que puede variar mucho a escala local y está muy influida por las formaciones del terreno.

Aún hay preguntas abiertas sobre el origen del material oscuro de Marte. Se supone que procede de antiguas capas enterradas de ceniza volcánica, así como de lava meteorizada. Depósitos de este tipo se encuentran en casi todas las regiones de Marte. Mientras que las dunas oscuras de los innumerables suelos de los cráteres suelen unirse para formar grandes y complejos campos de dunas, las dunas de los polos norte y sur suelen seguir presentes en su forma individual, como puede verse en los innumerables puntos negros.

Presumiblemente, en las regiones polares, la cubierta de escarcha impide el transporte de material, que ya es un fenómeno raro en Marte, y por tanto la movilidad y «unificación» de las dunas.