Otro niño, éste de 12 años, conduce 1.300 km y hace ‘simpa’ de gasolina

Los niños cada vez son más precoces y no es el primer caso que conocemos últimamente de menores que se ponen al volante. En esta ocasión ocurrió en Australia, donde un chaval de 12 años llegó a conducir 1.300 kilómetros. Necesitó repostar gasolina y lo izo, pero se largó haciendo un ‘simpa’.

Según ha publicado The Sydney Morning Herald, el niño salió de su ciudad, Kendall, con un Hyundai de la gama SUV, de color blanco propiedad de su familia y fue interceptado por la policía a 1.300 kilómetros de distancia. El vehículo llevaba arrastrando por el suelo uno de los parachoques, lo que llevó a pensar que habría sufrido algún accidente durante la aventura.

El niño llegó a repostar en una gasolinera, pero huyó del área de servicio sin pagar. Lo hizo cuando llevaba unos 800 kilómetros recorridos. El diario australiano recoge el testimonio del encargado del establecimiento: “Parecía más mayor a simple vista, yo le echaba unos 19 o 20 años”. Contó que con el ‘simpa’ dejó a deber 19 dólares. “Cuando la policía me contó que tenía 12 años… me quedé sorprendido”, señalaba.

Los policías que lo interceptaron lo llevaron a la comisaría. Sus padres habían denunciado su desaparición momentos después de que él se marchara de casa durante la mañana del viernes 21 de abril. La policía sospechó que pretendía era llegar a Perth, en la costa oeste de Australia, a unos 4.000 kilómetros o seis seis días de viaje.