No hay manera, el cocodrilo de Valladolid no aparece

Rastreadores profesionales, biólogos y especialistas en zootecnia, con el auxilio de un dron, cámaras termográficas y cebos continúan la búsqueda

0
969

EFE | Los rastreadores profesionales, biólogos y especialistas en zootecnia, con el auxilio de un dron, cámaras termográficas y cebos, han sido los protagonistas de la quinta jornada de búsqueda de un posible cocodrilo avistado en Simancas.

La desembocadura del río Pisuerga en las aguas del Duero, cerca de Simancas, se mantiene como la zona de búsqueda en un tramo de seis kilómetros de lecho fluvial donde operan los rastreadores como apoyo del dispositivo articulado por la Guardia Civil, Policía Local de Simancas y Bomberos.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla y León han explicado que los rastreadores niegan la compatibilidad de los vestigios hallados durante estos días con la presencia de un cocodrilo sobre la que alertó, este pasado sábado, un agente de la Policía Local de Simancas.

Los restos de peces devorados y la existencia de vegetación aplastada en las márgenes del río podrían corresponder a una o varias nutrias, ya que un macho de esta especie puede llegar a pesar hasta 15 kilos, afirma Arturo Pascual, dueño de una tienda de animales exóticos en Salamanca (Isla Tortuga) y que ha sido reclamado por la Guardia Civil para esta búsqueda.

Participa desde este pasado domingo con ganchos, lanzas y otros utensilios, pero se inclina más por una nutria que por un cocodrilo, según publica el diario La Gaceta Regional de Salamanca. El caso es que la teoría del cocodrilo ha ganado adeptos y ya hay incluso una línea de camisetas y una canción.

No obstante, la Delegación mantiene el dispositivo en la zona para descartar con el mayor porcentaje de fiabilidad la presencia de un cocodrilo que, según Arturo Pascual, no es probable, ya que a las dificultades específicas que conlleva su alimentación en cautividad se añade la conciencia cada vez más extendida sobre animales abandonados y especies protegidas o peligrosas.

Mientras tanto, un dron vigila el perímetro acotado, las cámaras termográficas detectan posibles oscilaciones de temperaturas y se mantienen en las orillas los cebos con carne macerada para estimular con su olor al posible reptil, y advertir su presencia a través de las huellas que pudiera dejar al alimentarse.

La noticia de este avistamiento ha trascendido en los medios informativos de España e incluso extranjeros, los ‘memes’ humorísticos proliferan en las redes sociales y los políticos celebran la proyección nacional e internacional de Valladolid a raíz de este episodio.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta