Orden de captura contra la mujer que huyó borracha en una maleta motorizada

Fue protagonista de un vídeo viral en el que se la veía huyendo montada en su maleta. No se ha presentado al juicio y ahora, está en busca y captura

0
1055

EFE – Un juez de Orlando (centro de Florida, EE.UU.) ha emitido una orden de arresto contra la mujer que, tras un altercado en el aeropuerto de esa ciudad en febrero pasado, huyó de un agente de policía por la terminal en una maleta «motorizada» y se le enfrentó al ser detenida, informaron medios locales.

Chelsea Alston, de 32 años y residente en Nueva Jersey, no compareció ante el tribunal de Orlando para su juicio por los delitos graves de «agresión a un oficial de la ley y conducta delictiva», por lo que el juez encargado del caso decidió emitir una orden de captura.

La chocante escena se conoció a través de un vídeo viral grabado por la cámara del uniformado en el que se ve a la mujer alejándose montada en su equipaje después de que le fuera denegado el acceso al avión por aparentemente estar embriagada.

«Vamos a tener una bicicleta persiguiendo una maleta en un minuto», se escucha decir al oficial de policía en el video, que se mostró sorprendido de la velocidad que alcanzaba la mujer sobre la maleta: «Oh, hombre, esa cosa va rápido», dijo.

Y todo mientras se oyen las risas de los pasajeros sentados a la espera de la salida de su vuelo ante la curiosa situación de la que estaban siendo testigos.

El oficial finalmente encontró a Alston en uno de los vagones del tren del Aeropuerto Internacional de Orlando e intentó razonar con ella, pero visto que la mujer no entraba en razón y que llegó a escupirle, tal y como se ve en el video, optó por detenerla.

Poco antes, el policía de Orlando, de nombre Andrew Mamone, le había recomendado ir de nuevo a la terminal, «recuperar un poco la sobriedad» y conseguir otro vuelo a Nueva York, destino de su viaje, pero la mujer finalizó detenida.

Según documentos judiciales a los que tuvo acceso el medio local Click Orlando, Alston fue acusada de golpear al policía y causar daños en el auto patrulla por un valor cercano a los 1.200 dólares, y, en caso de ser hallada culpable, podría enfrentar una pena máxima de cinco años de prisión por cada uno de estos dos delitos.

Dejar respuesta