hijos

El 40% de los padres no quieren más tiempo libre para estar con sus hijos

A cuatro de cada diez padres no les gustaría poder tener más tiempo para estar con sus hijos y, a pesar de que la jornada laboral es de más de ocho horas para casi la mitad de los progenitores (43%), solo el 37% de su tiempo libre está con ellos.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio ‘Hábitos de Ocio Familiar desde la Irrupción de las Nuevas Tecnologías’, elaborado por Ipsos para Oreo, y presentado este martes 26 de marzo en Madrid.

El estudio también revela que, mientras el 71% de los padres prefiere pasar su tiempo de ocio en familia, la mitad de los niños encuestados se decantan por sus amigos, o bien jugando con la consola o el móvil, más que a otro tipo de juegos. El 53% de los hijos considera que está suficiente tiempo con sus progenitores.

Además, el informe pone de manifiesto que un 29% de los niños prefiere jugar delante de una pantalla (móvil, ordenador o consola) a disfrutar de su tiempo libre en familia, con sus padres y/o hermanos.

Si se atiende al tiempo que los niños de hoy en día invierten delante de una pantalla, el 21% de los niños consultados confiesa que pasa más de dos horas al día jugando con estos dispositivos. Al llegar el fin de semana, se duplica el número de niños (un 49%) que está más de dos horas delante de una pantalla. Son los hijos mayores, de entre 13 y 16 años, los que llegan a jugar más de cuatro horas cada día del fin de semana.

Preguntados por el tiempo real de ocio que pasan los padres con sus hijos, solo el 39% dedica algo de rato a jugar con ellos y las nuevas tecnologías al mismo tiempo. Los juegos que sí comparten padres e hijos son los de mesa, ya que un 80% de los padres asegura haber jugado con sus hijos en el último año a alguno de estos juegos y el 82% de los hijos también.

El estudio elaborado por la consultora Ipsos refleja también que, con la llegada de la adolescencia, el ocio en familia empieza a difuminarse y, a partir de los 12 años, los niños prefieren disfrutar de su tiempo libre con sus amigos, en vez de con sus padres.

A MÁS EDAD, MENOS OCIO EN FAMILIA

Continuando con las preferencias de ocio entre los menores, se observa cómo cuanto mayor son los hijos, menos necesitan a sus familias. Por eso, los que tienen edades comprendidas entre los 8 y 12 años prefieren jugar con sus padres mientras que los que están entre los 12 y 16 se decantan por sus amigos.

A la hora de hacer planes en familia, el 46% de los padres preguntados querrían hacer con sus hijos planes educativos y/o culturales, pero solo uno de cada tres niños finalmente los hace, por lo que se pone de manifiesto que existe una falta de oferta cultural y educativa que satisfaga a las familias. Sin embargo, sí tiene impacto en el ocio familiar las actividades al aire libre, ya que el 75% de los niños juegan en la calle de forma habitual.

Por sexos, las niñas parecen ser las más responsables y aquellas con edades comprendidas entre los 13 y 16 años dicen tener menos tiempo para jugar por tener que hacer deberes. De hecho, y relacionado con su jornada diaria, el 47% de los niños y niñas de entre 8 y 16 años les gustaría tener menos horas de clase a la semana.

Aun así, y de acuerdo a la encuesta de Ipsos, todavía el 35% de los menores de entre 12 y 16 años (81% en edades de entre 8 y 12 años) prefiere jugar fuera de casa, sea cual sea la compañía. Le siguen jugar a videojuegos o con los móviles con un 29%.