Pasea a su novio atado como un perro por las calles de China

Que sí, que los chinos son muy diferentes al resto del mundo. Que sí, que su cultura nunca dejará de sorprendernos. Pero lo que te contamos ahora te dejará con la boca abierta como a un perro hambriento.

Una mujer fue vista en la ciudad de Fuzhou paseando a su novio atado como si fuera un perro. Ante la mirada atónita de los viandantes, esta buena señora andaba como si tal cosa mientras su pareja gateaba, o más bien perreaba, tras ella.  .

Esta situación tan extraña acaparó tantas miradas que se empezó a formar un gran atasco de tráfico, por lo que se tuvo que dar aviso a la policía. Porque sí, parece ser que lo preocupante era la aglomeración de gente y no el hombre-perro.

Según los testigos, la mujer incluso acariciaba en la cabeza a su novio, totalmente metido en su papel de perro obediente. Tanto es así que, según parece, llegó a afirmar: «No soy una persona, soy un perro». Lo que se desconoce es si lo dijo de palabra o ladrando, pero, en todo caso, es algo incongruente hablar si crees ser un can.

No ha trascendido si el hombre llevaba bozal, aunque parece que no, ni si habitualmente se alimenta de comida perruna.

Tampoco sabemos si se trataba de alguna extraña parafilia o de alguna apuesta perdida, pero finalmente entre todos los presentes lograron liberar de la correa al hombre para dispersar a la muchedumbre de curiosos.