Un plan de karaoke para comenzar la desescalada nocturna en Madrid

0
675

EFE – Tras meses de confinamiento, los madrileños pueden sumar un nuevo plan a la desescalada con un karaoke que este jueves se convertirá en el primer local de ocio nocturno que reabre en la Comunidad y lo hará con medidas de protección como capuchones desechables para los micrófonos.

El BAM Karaoke Box nace de la tradición japonesa, que poco tiene que ver con estos locales de entretenimiento en su vertiente occidental: establecimientos divididos en varias salas o habitaciones independientes, de diferentes tamaños y formas, cada una con su máquina de karaoke, sus sofás y sus mesas.

Abrió sus puertas en septiembre de 2019 y cuenta con siete salas privadas e insonorizadas en las que se pueden elegir entre las 20.000 canciones del catálogo.

De esta forma, la vergüenza queda enlatada en la intimidad de una sala compartida con conocidos, por lo que sólo se desafinará o se desmelenará con aquellos que hayan elegido los asistentes.

Tanay y Josette, de origen jamaicano, son profesoras de inglés y han pasado el confinamiento juntas en Madrid, donde residen desde hace dos años y medio.

El karaoke ha sido la primera actividad que han hecho juntas fuera de casa, al tener la oportunidad de acudir antes de su reapertura, durante los preparativos, durante la visita de Efe. Allí, han cantado a pleno pulmón la canción ‘I’m with you’ de Avril Lavigne.

«Teníamos muchas de salir de casa. Hemos jugado al Sing Star durante estos días pero no tiene nada que ver hacerlo en un karaoke», ha comentado a Efe Tanay.

Este local ha podido abrir en la fase 2 ya que cuenta con licencia de bar. La barra permanecerá cerrada al público pero se servirán bebidas dentro de las salas, donde no será necesario el uso de la mascarilla.

Desde el karaoke, aseguran que seguirán un protocolo de sanidad «muy estricto»: el grupo de clientes que hayan reservado la sala esperará fuera del local y pasará directamente al reservado, provisto de gel hidroalcohólico, toallitas y capuchones desechables para los micrófonos.

«A los españoles les gusta mucho salir y creo que tienen ganas de volver al ocio», dice esperanzado Sergio Doncel, responsable del BAM Karaoke Box, quien señala que este tipo de entretenimiento permite hacer «un plan diferente» a los actualmente permitidos, como puede ser únicamente tomar una cerveza en una terraza ya que la incertidumbre ronda el futuro de los locales nocturnos.

Según el Boletín Oficial de Estado (BOE), los bares nocturnos y discotecas no podrán abrir hasta la fase 3 de la desescalada pero todo será diferente, como el resto de la vida en pandemia: las pistas de baile estarán cerradas, habrá un tercio de aforo y con un 75% de las mesas en las zonas al aire libre. El uso de las mascarillas será obligatorio.

Pero la reapertura de discotecas y bares de copas sigue en el aire: que vuelvan a subir la persiana dependerá de cada comunidad, que decidirá cuándo y cómo acometer la desescalada en el sector del ocio nocturno.

La Comunidad de Madrid no ha descartado que a partir del 21 de junio, cuando finaliza el actual estado de alarma, las discotecas o salas de baile «tengan que esperar un poco más para abrir sus puertas», al ser lugares «donde puedan surgir rebrotes», según ha advertido el vicepresidente, Ignacio Aguado.

El Ejecutivo cree que con estos lugares «hay que ser especialmente precavido», aunque será la Dirección de Salud Pública quien tomará la última decisión, pero en todo caso la Consejería de Sanidad está estudiando la posibilidad.

Desde la Asociación Empresarial de Locales de Ocio Nocturno de la Comunidad de Madrid, Noche Madrid, han argumentado a Efe que los locales nocturnos podrían «readaptar los negocios nocturnos» para adecuarse a las medidas de seguridad y protocolos contra el coronavirus.

«Es impensable que la gente vaya a un bar de noche y no baile. Los locales podrían acondicionarse en salas privadas o reservados donde la seguridad esté garantizada, con servicios para grupos reducidos. Al igual que tener un registro de las personas que han acudido para poder controlar un posible rebrote», señala a Efe, Vicente Pizcueta, de Noche Madrid.

En la Comunidad de Madrid hay más de 600 locales nocturnos que, según Pizcueta, están «en peligro» después de 90 días sin actividad, por ello reclaman a las administraciones adecuaciones en la normativa para que «puedan salir adelante».

image_pdfimage_print

Dejar respuesta