Posa vestida de torera en una valla para recaudar fondos de cara a una operación

La valla, visible desde la avenida Juan Pablo I de Sevilla, la muestra vestida de torera con el mensaje "con respeto y valentía me enfrento a mis heridas"

0
1177
Imagen de la valla publicitaria (JOSÉ MANUEL VIDAL - EFE).

Fermín Cabanillas (EFE) | Estrella Pichardo, una vecina de Almensilla (Sevilla), es la protagonista de una valla publicitaria que desde este viernes se puede ver en el recinto ferial de Sevilla, en la que, vestida de torera, reivindica que la Seguridad Social la opere de una rotura de vértebras «que me ha quitado la vida con solo 44 años».

La valla, visible desde la avenida Juan Pablo I de la capital andaluza, la muestra vestida de torera con el mensaje «con respeto y valentía me enfrento a mis heridas», y la etiqueta #estrellaquierevivir, junto a una fotografía de su espalda desnuda y la sobreimpresión de una resonancia magnética en la que se ve la dolencia que padece.

Según ha dicho a EFE, llevar a cabo esta acción publicitaria ha sido «una decisión a la desesperada», después de que el pasado febrero de 2022 su médica de cabecera certificase con una radiografía la rotura que padece en la columna vertebral, «pero al llegar a Urgencias del Virgen del Rocío me mandaron a casa con calmantes», y desde entonces «no he conseguido que me den una solución, solo que me den morfina, y con dosis de morfina mañana y noche estoy viviendo en medio de dolores terribles».

Estrella sostiene que no puede «culpar a mi médica, una neurocirujana que ya ha llegado a atenderme sin cita, solo con verme entrar en su consulta», pero lamenta que «este sistema sanitario no me quiere atender, no quiere solucionar mi problemas, y me está dando tanta morfina que con lo que cuesta habría sido más barato operarme».

Sobre el cartel, indica que se ha apoyado en la idea de unos amigos que tienen conocimiento en diseño gráfico y redes sociales, y con 500 euros ha alquilado el terreno para ubicar la valla publicitaria, con tal efecto que el propietario del solar le ha dicho que está dispuesto a no cobrarle el mes de febrero, con tal de ayudarla a que se solucione.

Hasta ahora, esta mujer natural de Coria del Río ha sido vista por varios médicos, pero sobre todo en el centro de salud de su municipio natal, donde le hicieron unas pruebas «que no entiendo cómo no las ve un médico y a simple vista no me da una solución», además de haber recurrido a un conocido suyo facultativo en un hospital privado de la también localidad sevillana de Castilleja de la Cuesta, y siempre sin resultado.

Su calvario con la espalda, explica, le llevó a pasar por el quirófano a los 17 años, pero su trabajo de limpiadora y cuidadora a domicilio no ayudó a que mejorase, y finalmente ha sufrido una rotura «que fue como si me golpeasen con un bate de béisbol en la espalda, algo terrible».

A sus 44 años, asegura que está «muerta en vida», y que si aguanta los dolores que sufre a diario «es por mi familia», en la que solo su marido trabaja, ya que ha tenido que darse de baja por no poder realizar actividad física alguna, e incluso para hacer algunos movimientos básicos, como coger una caja de pastillas, tiene que mover un brazo ayudándose con una mano para no forzar el movimiento de la espalda.

Desde el Hospital Virgen del Rocío se sostiene que Estrella «ha llegado al centro después de haber sigo intervenida en varias ocasiones en otros centros sanitarios», y por parte del hospital público sevillano «se le ha visto en urgencias, consultas y se le han hecho varias pruebas de imagen, con lo que está siendo atendida en tiempo y forma».

No obstante, se ha concretado que no se puede facilitar más información en función de la protección de datos.

«Que me operen o me curen con lo que sea, en la sanidad pública, la que yo pago, es lo único que pido», apostilla Estrella.