Un preso vasco dice ser «discípulo del Dios Baco» para pedir vino en las comidas

El recluso ha solicitado "por favor, que se me dé vino con las comidas para cumplir las normas de mi religión", pero la jugada no le ha salido bien

0
1099

Genial intento, aunque no le ha salido bien la jugada al preso vasco que protagoniza esta original historia.

El recluso ha dirigido una carta a la dirección del centro penitenciario en el que se encuentra para pedir vino en las comidas. Su excusa, muy bien fundamentada, intenta basarse en que «en este centro los alimentos se reparten en función de las creencias religiosas de cada uno».

Buceando en ese agujero legal, el preso se declara «discípulo del Dios Bado», por lo que solicita acogerse «a ese derecho» y pide «por favor, que se me dé vino con las comidas para cumplir las normas de mi religión».

La carta se ha hecho viral nada más conocerse fuera de la alavesa y muchos son los que opinan que al menos una botellita de vino se ha ganado este recluso tan original.

Valora este artículo

image_pdfimage_print

Dejar respuesta