«Ni príncipe ni leches, sin identificarte no entras aquí»

Los porteros de un bar australiano negaron la entrada al príncipe Federico de Dinamarca y sus acompañantes por no identificarse como exige la ley

0
1763

«Ni príncipe ni leches, sin identificarte no entras aquí» fue más o menos lo que pensaron los porteros de un bar australiano al negar la entrada a Federico de Dinamarca.

El príncipe danés, que ya tiene casi 50 años, no podía demostrar su edad sin identificarse, tal y como exige la ley a partir de las 22.00, así que los porteros cumplieron su cometido a la perfección. Ni Federico ni sus siete acompañantes pudieron acceder en un primer momento al bar Jade Buddha.

¿A quién se le ocurre salir a la calle sin identificación? Pues sí, a la realeza. Así que Federico y su comitiva se fueron, pero unos veinte minutos más tarde regresaron con ayuda de la autoridad y todos pudieron acceder al exclusivo local. Privilegios de príncipes.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta