Propósitos para 2021: convertir los retos saludables en hábitos

La prestigiosa y mediática médica de EEUU Jennifer Ashton ofrece seis recomendaciones clave muy útiles para hacer realidad nuestros propósitos anuales

0
791

EFE – Arrancado el nuevo año llega el momento de marcarnos los propósitos para 2021… Veamos…

Reducir el consumo de alcohol, hacer ejercicio físico, practicar la meditación, mantenerse hidratado, dar más pasos caminando, comer menos carne y más verdura, hacer un uso consciente de la tecnología, ingerir menos azúcar, hacer estiramientos corporales, acostarse antes para dormir bien, reír a menudo…

Estos son algunos de los hábitos que la mayoría de los profesionales de la medicina, el bienestar y la psicología recomiendan incorporar a nuestro estilo de vida para disfrutar de una mejor salud física y mental, y también algunos de los objetivos que a menudo forman parte de la clásica lista de propósitos que nos planteamos cuando termina un año para ponerla en práctica al año siguiente.

También son los ejes fundamentales del ‘plan para ser más feliz y saludable y estar más en forma’ proponiéndose un único reto cada mes, como describe la médico Jennifer Ashton, ginecóloga y obstetra, delegada de salud de la cadena de televisión estadounidense ABC News, en su ‘Libro del Autocuidado’.

Tanto si se plantea estos cambios como propósitos saludables de Año Nuevo, como si decide aplicar en 2021 el plan de doce meses de Ashton, le conviene seguir las recomendaciones de esta reconocida médica y divulgadora estadounidense para convertir esos retos de salud y bienestar en hábitos para toda la vida.

Ashton invita a tomar cada mes como un experimento personal y darse la oportunidad de explorar cómo ser la mejor versión de uno mismo cada día, con estos consejos para, según afirma, “cambiar de una manera fácil y natural”:

1.- UTILIZA UN CALENDARIO DE PARED
“Visualizar nuestros progresos nos motivará para cumplir con éxito nuestros retos anuales de salud y bienestar y nos ayudará a convertirlos en hábitos de por vida”, según Ashton.
Explica que este pequeño truco funciona así: “coloca un calendario grande de pared, de los tradicionales, en el sitio más visible de tu piso (en la cocina) y apunta allí las copas que tomas cada semana, la cantidad de pasos que das, los días que meditas o el tipo y la duración de tus sesiones de gimnasia ‘cardio’”.
“Así podrás calcular rápidamente cuánto alcohol bebiste, cuántos días has hecho ejercicio y con qué tipo de entrenamiento, y cuántos días llevas sin meditar, por ejemplo”, asegura.
“Anotar nuestro comportamiento en un sitio visible hace que nos responsabilicemos de cada una de estas prácticas cada día”, señala.

2.- TUS HÁBITOS SALUDABLES SON PRIORIDADES
Esta doctora aconseja plantearse el ejercicio físico como una parte innegociable del día, algo que simplemente “tienes que hacer para tu salud básica y tu bienestar, tan imperativo en tu día como cepillarte los dientes”.
También recomienda aplicar la misma mentalidad con los hábitos como la hidratación, el sueño y comer más verdura, “prácticas diarias que deberían ser tan esenciales como ducharse o vestirse”.
“Seguramente nunca te irás a trabajar sin haberte duchado y vestido con la ropa adecuada. Por la misma ‘regla de tres’, no deberías dejar pasar un día sin intentar moverte, beber suficiente agua, dormir lo suficiente y comer más vegetales”, recalca la médica con sede Englewood (Nueva Jersey, EE.UU.).

3.- PIENSA QUE SOLO ENTRENARÁS UNOS MINUTOS
“Tanto si no tenemos tiempo como si no tenemos ganas, intentar ejercitarnos solo cinco minutos en la cinta o en una bicicleta puede tener grandes beneficios y dar un giro a nuestro estado de ánimo y a nuestra mente, estimulándonos a hacer ejercicio durante más rato”, de acuerdo a Ashton.

“Si, por ejemplo no tienes ganas de hacer flexiones, convéncete para hacer solo una repetición. Eso es mejor que no hacer nada y puede que, en cuanto hayas comenzado, tengas ganas de hacer alguna más para aprovechar que ya estás en el suelo”, añade.
“Lo mismo pasa con caminar o con hacer cualquier tipo de actividad física: ponerte expectativas bajas cuando tienes poco tiempo o poca motivación es una de las maneras más fáciles y efectivas de ponerte en marcha y mantener el ritmo”, enfatiza.

4.- ENCUENTRA ALTERNATIVAS DELICIOSAS
“Si nuestro reto consiste en comer menos carne y más verdura, o en ingerir menos azúcar, es de vital importancia descubrir alternativas deliciosas y saludables para no obsesionarse con aquello que no podemos comer”, según la médica de Englewood.

Ashton señala que, cuando dejó de comer carne roja, dejó de echarla de menos después de descubrir el salmón ahumado con queso cremoso, y reconoce que hubiera tenido mucho más éxito en su misión de comer poco azúcar si hubiera tenido a mano algunas fresas con vinagre balsámico cuando la tentaban unas apetitosas galletas de pastelería francesa.
“El proceso de encontrar nuevos alimentos que te puedan gustar tanto como los que estás intentando evitar es divertido. Solo hay que centrarse en alternativas que sean accesibles en tu día a día, se ajusten a tu presupuesto y disfrutes con ellas”, recomienda.

5.- UTILIZA APOYOS VISUALES PARA AYUDARTE
La doctora Ashton tiene el armario lleno de ropa y accesorios, muchos de los cuales rotan por temporadas o a medida que cambian los estilos, pero el único accesorio que siempre está allí es su rodillo de espuma de color naranja chillón, que guarda en ese sitio para acordarse de hacer estiramientos, según comenta.
“Cada vez que veo ese rodillo, me acuerdo de lo bien que me sienta hacer estiramientos, y eso me hace sacarlo con regularidad. Cada persona puede encontrar sus propios estímulos visuales que le motiven a mantener sus hábitos saludables”, agrega.

6.- Y SIGUE RIÉNDOTE, SIEMPRE Y PARA SIEMPRE
Ashton invita a buscar la alegría de la vida y darnos cuenta del “milagro que es nuestro cuerpo”, en todas partes, cada día y en todo lo que hacemos.
“Una de las mejores promesas y paliativos para la salud en general es la felicidad que se crea desde dentro, y no con factores externos como el dinero o el éxito de tu trayectoria profesional”, apunta.
“Reconocer lo que hace la máquina increíble que es tu cuerpo un día tras otro y dar las gracias por tenerlo en ese estado, incluso si quieres aspirar a más, es un motivo de alegría”, propone esta experta
“Siempre existe alegría a tu alrededor y en ti. Tómate el tiempo de encontrarlas y celebrarlas cada día. Esta es mi receta para el bienestar, siguiendo el dicho de ‘Médico, sánate a ti mismo’”, concluye.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta