¿El protagonista del debate Pence-Harris? ¡Una mosca!

EFE – Una mosca que se posó sobre la cabeza del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, se convirtió la noche del miércoles en la invitada no deseada del debate entre el republicano y la candidata demócrata a vicepresidenta, Kamala Harris, y en tendencia en las redes sociales.

Apenas dos minutos y tres segundos, según contabilizó el diario The New York Times, bastaron para que la imagen de la mosca sobre el cabello blanco de Pence desatara una avalancha de comentarios y memes en Twitter.

Fotografías desde todos los ángulos del insecto se difundieron en la popular red social y hasta el aspirante demócrata a la Casa Blanca, el exvicepresidente Joe Biden, se sumó a la ola al publicar una imagen suya con un matamoscas en la mano.

«Contribuye con 5 dólares para ayudar a que esta campaña vuele», escribió el demócrata, cuyo equipo aprovechó el momento para publicar un tuit con la imagen de un matamoscas y la leyenda: «ahuyenta moscas y mentiras».

El ingenio de los seguidores del cara a cara electoral no se quedó atrás y uno de los usuarios de Twitter publicó, en inglés y en español: «¡¡¡Y la ganadora del debate vicepresidencial es… la mosca!!!».

Mientras, otro recreó una conversación sobre la aparición del inesperado personaje: «Mijo, creo que Pinche Pence tiene una mosca en su cabeza..- Mi papá viendo el debate mientras hablaba por teléfono conmigo».

Otro de los usuarios, que colgó una foto de una mosca con figura humana, afirmó: «la CNN está entrevistando a la mosca ahora mismo. Chris Cuomo (uno de los presentadores de esa cadena): ¿Por qué eligió aterrizar sobre el vicepresidente Pence? La mosca: ‘Parecía un buen hombre».

El debate de este miércoles tuvo lugar en un auditorio de la Universidad de Utah y estuvo moderado por Susan Page, periodista de diario USA Today.

La discusión transcurrió en medio de medidas extraordinarias de seguridad frente a la COVID-19 debido al reciente positivo del presidente estadounidense, Donald Trump.

Pence y Harris permanecieron sentados a una distancia de 3,7 metros, no se dieron la mano al inicio del debate y se instalaron varias barreras de plexiglás entre ambos, y entre ellos y la moderadora, que se convirtieron en uno de los puntos más comentados en las horas previas al encuentro.