Un psicólogo pide adaptarse a la realidad y no frustrarnos ante el calor

En un comunicado hecho público por el Colegio de Psicología de Santa Cruz de Tenerife, Víctor Camacho indica que cómo se vive el calor depende de la "higiene mental"

0
1044
calor
Calor

El psicólogo clínico Víctor Camacho ha dicho este miércoles que ante el aumento de las temperaturas y la obligación de usar mascarillas debido a la pandemia de coronavirus, es preciso adaptarse a la realidad y no frustrarse.

En un comunicado hecho público por el Colegio de Psicología de Santa Cruz de Tenerife, Víctor Camacho indica que cómo se vive el calor depende de la «higiene mental», que es la capacidad de responder y adaptarse a las situaciones, a la realidad.

Pero hay personas que por esa falta de higiene mental se frustran porque hace calor, o cuando hace frío o llueve o por cualquier otra cosa, comenta.

Víctor Camacho recuerda otras épocas en que no había aire acondicionado o a los trabajadores de la construcción o del campo que responden al calor con «porrón y un gorro o sombrero», y añade que, «desde luego, no se te ocurra ir a caminar a las 3 de la tarde, cuando puedes hacerlo a las 7 o las 8».

Para Víctor Camacho se trata de una cuestión de actitud, «de ser más positivos y proactivos ante las circunstancias para no aumentar el drama del calor».

Dice que «todos sabemos que existe una problemática orgánica, que es que el calor nos produce apatía, cansancio, falta de atención en determinadas personas o que nos altera el carácter; pero debemos ser conscientes de los que nos pasa, de nuestras debilidades. Y que nuestra actitud puede ser evitativa: querer que no haga calor, que es ridículo. Y como no lo puedes evitar, te frustras y te enfadas o te deprimes».

Frente a lo anterior, señala que hay que pasar a una actitud de confrontación: «no nos podemos centrar en negar la evidencia, sino que debemos validar la vida, con su tiempo y sus circunstancias», y poner remedio, con «calzado y ropa fresca, beber agua… y todos tenemos una ducha o electricidad para poner un ventilador o climatizador».

Sobre el añadido este año de la mascarilla por el covid-19, señala que es preciso valorar su beneficio y tener en cuenta que ahora «tenemos la suerte de poder salir a la calle, hace poco, no. Elige».

Insiste en que la queja es una actitud y agrega que hay personas «que se quejan de todo, y tenemos que entender que eso sí nos produce ansiedad y malestar, porque estoy disparando la adrenalina» y subraya que «cuanto más cabreo, más adrenalina, más calor, y soy yo el que lo está provocando».

Así que pide recordar la capacidad de adaptación, «que es lo que determina nuestra supervivencia o tener calidad de vida», y agrega que los problemas «que me crea el mundo y sus circunstancias no puedo resolverlos, solo puedo resolver los que yo me creo».

Por eso, concluye que «los efectos psicológicos del calor son el resultado de la incapacidad de saber reaccionar ante la realidad», y añade que «no todo lo que tú piensas es correcto».

Como ejemplo cita el miedo o asco a las cucarachas, que «ni te sirve ni te ayuda, sino que te amarga la vida. Si cambiamos lo que pensamos a una manera constructiva de ver las cosas, igual nos facilitamos la existencia».

image_pdfimage_print

Dejar respuesta