Qoobo, el cojín de un gato sin cabeza que es un robot antiestrés

¿Es un cojín? ¿Es un gato sin cabeza? ¿Es un robot? Qoobo es de todo un poco, y esta semana se ha viralizado en nuestro país, aunque ya lo habíamos visto hace un par de años en las redes sociales.

Es creación de una empresa japonesa de robótica llamada Yukai Engineering, que fabrica una gama de ‘robots de comunicación’, y se sale ahora en el país nipón con este robot que tiene las características de un felino pues es peludo, suave y tiene cola pero ¡no tiene cabeza!

Sus creadores lo idearon para combatir el estrés, la ansiedad y la depresión. Lo puedes ver desplazándose por casa, y reaccionando con movimiento de la cola cuando lo acaricias, imitando las de los gatos reales.

Varios medios españoles han publicado esta semana la noticia de que Yukai Engine los hizo realidad gracias a una campaña de crowdfunding y los presentó en la feria IFA 2019, en Berlín. Pero lo cierto es que en 2017 ya tenía presencia en las redes.

Qoobo es perfecto para personas con alergias a las mascotas y para quienes viven en casas en las que no pueden tener animales, porque, según los creadores, sirve para disfrutar de la comodidad que solo los animales pueden brindarles.

Este robot-cojín-gato-sincabeza cuesta alrededor de 200 dólares (más de 180 euros) viene en dos colores, gris y marrón y está a la venta en Amazon.

Aunque te parezca raro y hasta una chorradita, desde que se presentó en la feria, el pasado mes de septiembre, han vendido ya 10.000 unidades de Qoobo.