Publicidad Ai
Publicidad Ai

Rota

Los Salesianos celebran un acompañamiento masivo en la salida de María Auxiliadora

Salió de la capilla de San Roque, ante la imposibilidad de partir desde su casa habitual por las obras en la avenida

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Los Salesianos pudieron cerrar el mes de mayo por todo lo alto. Tras un mes repleto de actos conmemorativos por la celebración de María Auxiliadora como la presentación de los bebés, la imposición de la banda o la misa pontifical, pudieron echar el cierre de la manera más deseada posible con una salida procesional que se encontró con un pueblo totalmente volcado. Todo el pueblo se volcó con este acto al que no solo acudió la comunidad de los salesianos. Los fieles que siguieron los pasos de María Auxiliadora, Domingo Savio y San Juan Bosco hicieron que, al final, la asistencia pudiese celebrarse como multitudinaria.

A los más pequeños, actores principales de la salida procesional, se unieron antiguos alumnos del colegio de Nuestra Señora del Rosario, además de caras conocidas como el obispo de Asidonia de Jerez José Rico Pavés y un público numeroso que, quizás seducido por el buen tiempo propicio para salir a la calle coincidiendo con el inicio del fin de semana o por la posibilidad de disfrutar por fin de una salida procesional en el año de la Semana Santa más atípica que se recuerda, se amontonó a las puertas de la capilla de San Roque, donde partió María Auxiliadora debido a la imposibilidad de salir desde su refugio habitual en el centro educativo a causa de las obras en la avenida. Tocó, aun así, apelar a la paciencia. No fue hasta bien superada las 19:30h de la tarde- hora prevista para su salida- cuando el cortejo al completo vio la luz de la calle. El desplazamiento de la comitiva desde el colegio de los Salesianos hasta la capilla también sumó minutos de espera, aunque, al final, llegó el momento más anhelado por todos.

Especialmente bonito fue el paso de María Auxiliadora por la calle Prim, donde le esperaba un decorado con banderas rosas y azules. Ya después, continuó trazando un recorrido que le llevó a pasar por las principales arterias del casco urbano roteño antes de regresar a la que le hizo de casa de acogida. En todo momento estuvo arropada por un público numeroso que celebró, al final, poder encontrarse un año más con María Auxiliadora.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN