Salva la vida a un abejorro y se hizo su mejor amigo

Hace un año Fiona Presley ayudó a una reina abejorro que estaba en las últimas. Desde ahí se hicieron inseparables

0
6201
abejorro
Fiona y el abejorro

Hace un año Fiona Presley ayudó a una reina abejorro que estaba en las últimas. Desde ahí se hicieron inseparables. La mujer, asistente de biblioteca y que vive en Escocia, cultivaba su huerto particular cuando vio en el suelo un abejorro. Se agachó y le dio un poco de agua con azúcar. Ahí quedó todo.

Sin embargo, horas más tarde el insecto seguía allí, inmóvil, por lo que se lo llevó a su casa. Así, contactó con una asociación conservacionista del abejorro en Escocia y supo que tenía un virus que afectaba a sus alas, por lo que estaba condenado a morir. Fiona lo bautizó como Bee y se propuso que viviera. Así, le construyó un jardín particular y protegido para él solo e incluso le hizo una pequeña casa de madera donde refugiarse.

abejorro
El lugar especial de Bee

Y lo impensable llegó. Poco a poco Bee comenzó a ser más fuerte. Fiona no paraba de llevarle agua azucarada y lo tomó en sus manos. El abejorro, para sorpresa de la buena mujer, no sólo no parecía alarmarse, al contrario, sus caricias le agradaban.

Nació ahí una amistad inquebrantable. Bee se ‘instaló’ en el interior de la casa y cada vez estaba más apegado a Fiona. Cinco felices meses después, el insecto se quedó dormido en la mano de Fiona… para siempre.

Bee comenzó a pasar más tiempo en el interior de la casa y a compartir más experiencias con Fiona, pero luego de cinco meses de ser recatada la abeja se quedó dormida en la mano de Presley. Puede parecer poco, pero Bee vivió mucho más de lo que es típico en esta especie. Fiona sigue, a día de hoy, compartiendo en Facebook los momentos especiales que vivió con su colega.

abejorro
Bee tuvo una vida muy feliz
image_pdfimage_print

Dejar respuesta