Salva al perro de su vecino de un incendio imaginario

Si te contamos la historia de un hombre que salvó al perro del vecino de un incendio es muy posible que sientas una profunda admiración hacia él. Pues bien, eso es justo lo que hizo Michael Orchard, aunque con un pequeño detalle: el incendio era imaginario.

Orchard se encontraba bajos los efectos del LSD cuando creyó ver ardiendo la casa de su vecino. A partir de ahí, como si se tratase de una película, se propuso salvar al perro antes de que muriera devorado por las llamas.

Según el relato policial, el héroe imaginario llamó a varias puertas de la vecindad pidiendo ayuda a gritos, pero nadie le hizo caso. Desesperado, se montó en su coche y lo estampó contra la valla trasera de la casa que, según él, estaba en llamas. Una vez dentro cogió en brazos al perro y salió. Y así, abrazado al perro y mirando fijamente la casa se lo encontró la policía cuando llegó al lugar.

Ahora Orchard se enfrenta a una denuncia por daños a la propiedad y allanamiento de morada, pero no tendrá más problemas porque apenas recorrió unos metros con el vehículo y ni siquiera pisó la carretera y, además, no se encontró ninguna sustancia ilegal en su casa porque las había consumido todas. Eso sí, reconoció que había mezclado una dosis de LSD con jarabe para la tos y puede que esa fuera la causa de sus alucinaciones.

Lo cierto es que la actitud valiente de Orchard es digna de alabar porque no dudó en salvar al perro pese a creer en serio que la casa estaba en llamas. Por otra parte, nos habría encantado ver la cara del perro en cuestión, que estaba tranquilamente sentado en el porche cuando un coche atravesó la valla y un hombre desconocido se lo llevó en brazos.