Sashimi de atún, ¡y que me lo traiga el robot, por favor!

Un robot ayuda con el distanciamiento social y permite a los camareros no hacer tantos viajes como antes. Así funciona en un restaurante de California

0
405

EFE .- «Un sashimi de atún, ¡y que me lo traiga el robot, por favor!». Minutos más tarde, un cilindro de un metro de alto equipado con tres bandejas se desliza hasta la mesa portando la delicia japonesa. Es el asistente de los restauradores en tiempos de covid.

En el restaurante Boathouse Asian Eatery de Rohnert Park, en California (Estados Unidos), llevaban años planteándose complementar la plantilla con un camarero autómata que trajinase con platos de aquí para allá y liberase de trabajo a los empleados, pero no fue hasta la llegada de la pandemia de coronavirus que la idea se materializó.

«Cuando reabrimos (en junio), nos dimos cuenta de que era el momento correcto para traer al robot porque ayuda con el distanciamiento social, ya que permite a nuestros camareros no hacer tantos viajes como antes», cuenta a Efe el copropietario del restaurante, Hans Mogensen.

HASTA 30 KILOS EN COMIDA

Dicho y hecho: a las pocas semanas ya estaba circulando entre las mesas y sillas del local Servi, el último modelo del fabricante californiano Bear Robotics, que puede cargar con hasta 30 kilos de comida (prácticamente lo mismo que su peso) y tiene una autonomía de batería de hasta doce horas. Así funciona:

Al ser todavía algo bastante exótico, Servi se ha convertido en la gran atracción de este restaurante de fusión asiática y ubicado dentro de un casino: los comensales bajan momentáneamente sus cubiertos y paran la conversación para contemplar, divertidos, cómo el robot va de un lado para otro.

«A los clientes les encanta. Cuando se mueve por el restaurante, la gente le saca fotografías y vídeos y los comparten en Instagram y Facebook», dice Mogensen, y asegura que el autómata se ha adaptado muy bien tanto entre el personal como entre la clientela.

«Es un buen complemento para el restaurante», afirma.

UN ROBOT ÁGIL Y FUNCIONAL

La dinámica es sencilla: cuando la comida está lista, Servi acude a la cocina, donde un empleado lo carga con uno o varios platos y el robot, que ya sabe a qué mesa van, se abre hueco por los pasillos del restaurante hasta llegar a los comensales, que los recogen y, con la misión ya cumplida, regresa a su punto de descanso.

«Queríamos un robot que fuese funcional. Entendimos que en los restaurantes falta espacio y queríamos que fuese ágil y capaz de moverse entre el gentío», cuenta a Efe uno de sus creadores, el cofundador y jefe de operaciones de Bear Robotics, Juan Higueros.

Añade que «el diseño del robot es lo suficientemente alto para llevar varios platos, pero a su vez tiene un tamaño que le permite circular entre gente, sillas y mesas. Le resulta fácil maniobrar.

Por el momento, Servi está solo en el restaurante, aunque eso sí, tiene gran cantidad de compañeros humanos que siguen trabajando como camareros y asistentes de mesa.

Según destacan los propietarios, dentro de poco contará con otro colega robot, que se especializará en recoger los platos de los comensales que ya hayan terminado y llevarlos a lavar.

EL PROBLEMA CON LAS BEBIDAS

Uno de los principales problemas que todavía tiene Servi -y que mantiene ocupados a Higueros y los ingenieros en Bear Robotics- es su dificultad para servir bebidas, puesto que no presentan la superficie llana y ancha de los platos y requieren trayectos extremadamente suaves para asegurar que no se verterá líquido alguno.

Desde la empresa aseguran que ya están trabajando en el diseño y que el reto es lograr una bandeja especial que permita transportar bebidas de todo tipo, incluso copas llenas hasta arriba de champán.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta