Sevilla

Declaran culpable de narcotráfico al teniente de la Guardia Civil de Sevilla

Estaba siendo juzgado por colaborar con una red de narcotraficantes y organizar el robo de varias decenas de fardos de hachís de la comandancia de Montequinto

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Un momento del juicio. -

Un jurado popular ha declarado culpable a un teniente de la Guardia Civil juzgado en la Audiencia de Sevilla por colaborar con una red de narcotraficantes y organizar el robo de varias decenas de fardos de hachís de la comandancia del instituto armado en la capital andaluza.

El veredicto, leído este viernes por el jurado, considera a Raúl P.M, que fue jefe de la Unidad de Seguridad Ciudadana, culpable de los delitos de revelación de secretos, cohecho, tráfico de drogas y hurto, por los que la Fiscalía pide 14 años y cuatro meses de cárcel.

Además, han sido declaradas culpables las otras dos personas juzgadas en este caso: José María C., el intermediario entre el guardia civil y los narcos, para quien el fiscal solicita una pena de diez años y cuatro meses de cárcel y una multa de tres millones; y su primo Roberto O., para quien pide seis años y cuatro meses y la misma multa.

El jurado, en un veredicto por unanimidad, considera probado que el teniente tenía acceso, aunque limitado, a una serie de datos que le permitían contar con información privilegiada y que tuvo contacto con una organización criminal dedicada al tráfico de drogas.

A estas organizaciones, les daba información sobre operaciones de la Guardia Civil contra el narcotráfico a cambio de dinero y llegó a contactar con un "agente encubierto" para conseguir más datos y que fue quien alertó del comportamiento del teniente.

El 7 de agosto de 2020, tras las informaciones que les suministró Raúl P.M, los otros dos acusados robaron una treintena de fardos de hachís guardados en un contenedor de la Comandancia de Montequinto y los sustituyeron por paquetes de arena con un aspecto similar, aunque fueron interceptados en la carretera minutos después por una patrulla de la Guardia Civil.

La droga robada habría alcanzando en el mercado negro un precio en torno a 1,5 millones de euros.

José María C. confesó los hechos en el juicio y en su declaración inicial ante la Guardia Civil, al igual que el otro encausado, que reconoció su culpabilidad y mostró arrepentimiento.

Durante el juicio, la Fiscalía se basó para acusar al teniente de la Guardia Civil en el testimonio del agente encubierto, mientras Raúl P.M., que se consideró un "chivo expiatorio", declaró que este agente era su "referente personal" y que podía estar metido en "corruptelas".

El teniente también ha sido declarado culpable de un intento de robo de 100.000 euros ocultos en un coche intervenido por la Guardia Civil, que los otros dos acusados registraron, aunque sin encontrar el dinero dentro.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN