Simula una agresión tras un toque del árbitro ¡RIDÍCULO TOTAL!

La jugada quedó en nada, pero fue tan ridícula que merecía dos tarjetas amarillas: una por la simulación y otra por tonto

0
2216

Que el fútbol está lleno de tramposos no es ningún secreto, pero esto es el colmo. En toda esa larga lista de jugadores acostumbrados a simular agresiones para perjudicar al rival hay un rey a partir de ahora: Deyverson.

Es tristemente habitual que los futbolistas finjan más dolor de la cuenta o incluso se lo inventen en un intento de que el árbitro castigue a su rival. Y ni siquiera la llegada del VAR ha hecho que se estas actitudes se corten, para mal de un deporte históricamente manchado por este tipo de jugadas antideportivas.

Todos recordamos imágenes ridículas de simulaciones pésimas, pero esta que te comentamos nos parece ya insuperable. Ocurrió en la final de la Copa Libertadores que disputaron el Flamengo y el Palmeiras. Deyverson, que había anotado el 2-1 para el Palmeiras, sintió un toque en la espalda y se lanzó al suelo para perder tiempo y perjudicar al rival. El problema es que ese toque se lo había dado el árbitro, que, claro está, sabía de primera mano que el dolor del delantero era falso.

La jugada llegó tras un forcejeo en el área del Flamengo. Deyverson se levantó por indicación del árbitro argentino Néstor Pitana, pero cuando se marchaba sintió un toque en la espalda que el propio Pitana le dio para animarlo a seguir ¿Y qué hizo? dejarse caer fingiendo haber sido agredido al creer que había sido el defensor.

Apenas faltaban dos minutos para el final del partido y la jugada quedó en nada, aunque pensamos que fue tan ridícula que merecía dos tarjetas amarillas: una por la simulación y otra por tonto.

Dejar respuesta