Publicidad Ai
Publicidad Ai

sociedad

Una bola de fuego vuela Madrid y Segovia a 53.000 kilómetros por hora

Una roca procedente de un asteroide que, al entrar en la atmósfera terrestre, a una velocidad de unos 53.000 kilómetros por hora, se volvió incandescente

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Bola de fuego en imagen de archivo. -

Los detectores del Complejo Astronómico de La Hita (Toledo) han detectado a las 2:24 horas del 12 de marzo una roca procedente de un asteroide que, al entrar en la atmósfera terrestre, a una velocidad de unos 53.000 kilómetros por hora, se volvió incandescente y generó así una bola de fuego.

El fenómeno fue grabado por los detectores que la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (Red Swemn) opera en La Hita, en el marco del proyecto Smart que se coordina desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) con el objetivo de monitorizar continuamente el cielo para registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

También grabaron esta roca los detectores que este mismo proyecto de investigación tiene instalados en los observatorios de Calar Alto, Sierra Nevada, Sevilla, La Sagra (Granada), Huelva, Breda (Tarragona) y Sant Celoni (Girona), informa la Fundación Astrohita.

La bola de fuego ha sido analizada por el investigador responsable del Proyecto Smart, José María Maiedo y, según los resultados de este análisis, el fenómeno se produjo al entrar en la atmósfera terrestre una roca a una velocidad de unos 53.000 kilómetros por hora procedente de un asteroide.

Estas rocas que se cruzan con la órbita de la Tierra reciben el nombre de meteoroides y el brusco rozamiento de la roca con la atmósfera a esta enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente, generándose así una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 74 kilómetros sobre la localidad de Pedrezuela (Madrid) y desde allí avanzó en dirección noroeste y se extinguió a una altitud de unos 33 kilómetros sobre la localidad de Navalilla (Segovia).

No obstante, la gran luminosidad que alcanzó este bólido hizo que pudiera verse desde más de 700 kilómetros de distancia de esos lugares.

A lo largo de su trayectoria la bola de fuego mostró varias explosiones que provocaron aumentos súbitos de su luminosidad y que se debieron a diversas rupturas bruscas de la roca.

La distancia total que recorrió en la atmósfera la bola de fuego antes de extinguirse fue de unos 77 kilómetros y la roca quedó totalmente destruida en la atmósfera, debido a lo cual ningún fragmento consiguió llegar al suelo.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN