Un sofá que parece un montón de bolsas de residuos, ¿tesoro o basura?

Está hecho con 15 bolsas de tela negra que imita el cuero rellenas de espuma y unidas por un cordón que en conjunto parecen un montón de bolsas de basura

0
1606
The Trash Bag Sofa (EFE).

EFE | Un sofá que luce como un montón de bolsas negras de basura a la espera del camión de recogida es la propuesta del arquitecto, artista y diseñador Harry Nuriev en la feria Design Miami, que abrió sus puertas al público como parte de la Semana del Arte de esta ciudad estadounidense.

Nuriev, nacido en Stavropol (Rusia) en 1984 y fundador de Crosby Studios, una firma de arquitectura y diseño de interiores con sede en Nueva York, se presenta por sexta vez en esta feria satélite de Art Basel, el epicentro del terremoto artístico que por estas fechas sacude a Miami.

«Con ‘The Trash Bag Sofa’ me interesaba separar las cualidades visuales de un objeto del objeto mismo, transformándolo en algo que trasciende la forma en que se percibe», dice Nuriev en un comunicado de Crosby Studios .

El «Trash Bag Sofa» está hecho con 15 bolsas de tela negra que imita el cuero rellenas de espuma y unidas por un cordón que en conjunto se asemejan a un montón de bolsas de basura de plástico abandonadas en una acera o callejón de cualquier ciudad del mundo.

Nuriev, que se define como un «minimalista máximo», busca con este sofá-instalación concienciar sobre el problema de los residuos y a la vez continuar su investigación sobre los vestigios de la cultura de consumo contemporánea, agrega el comunicado.

La pregunta que deja en el aire su sofá es «si vale la pena comprar todo (¿Tesoro o basura?)».

Con su última instalación, el artista avanza en su exploración de lo «mundano espectacular», que eleva materiales, espacios e ideas pasados por alto y descartados desde entornos construidos transformados en espacios aparentemente virtuales (el dormitorio, el garaje, el ascensor y la oficina) hasta objetos que viven una segunda vida o parecen imposibles como una silla giratoria de oficina que ha sido cuidadosamente bordada o una impresora tosca hecha de madera tallada a mano.