Sorpréndete con esta casa abovedada impresa en 3D

La casa circular Tecla se construyó en Italia en 200 horas, mediante una gigantesca impresora en 3D utilizando arena del terreno

0
814

Ricardo Segura – EFE – Las gigantescas impresoras 3D que construyen edificios de manera automática y con una mínima intervención humana, depositando -una sobre la otra- decenas de capas de materiales maleables que después se solidifican, pueden ayudar a que la vivienda sea más asequible en muchos lugares y a construir barrios impresos con singular rapidez y a un costo bajo.

De hecho se están multiplicando en todo el mundo los proyectos con la denominada tecnología aditiva, que permite construir grandes estructuras tridimensionales sólidas a partir de un modelo digitalizado, con materiales como el hormigón, y que ha sido propuesta cómo el método ideal para construir las futuras viviendas espaciales en la Luna y el planeta Marte.

Ahora, dos firmas italianas -una de arquitectura y otra tecnológica- están experimentando con una nueva forma de conseguir que el proceso de impresión en 3D sea todavía menos costoso y más sostenible para el medioambiente, utilizando un material de construcción económico y fácilmente disponible: el suelo de la zona donde se ha construido.

Casa TECLA impresa con tierra cruda. WASP

Esta “casa de aspecto salvaje” – como la describe la revista de tendencias Fast Company – se denomina TECLA (sigla derivada de ‘Technology and Clay’ tecnología y arcilla, en inglés) y es “el primer modelo de casa ecosostenible impresa en 3D completamente a partir de tierra cruda local”, según sus diseñadores y constructores.

La casa TECLA ha sido completada en Massa Lombarda, cerca de la ciudad de Rávena (Italia), por las firma de arquitectura Mario Cucinella Architects. MCA (www.mcarchitects.it) y la compañía de impresión en 3D WASP.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de WASP official (@3dwasp)

 

Inspirado metafóricamente en una de las «ciudades invisibles» de Italo Calvino, la ciudad en continua construcción, el nombre TECLA evoca el vínculo entre el pasado y el futuro al combinar la materia y el espíritu de las antiguas casas atemporales con el mundo de la producción tecnológica del siglo XXI, según MCA.

Detalle del proceso de impresión de casa TECLA con máquina Crane Wasp. WASP)
Relleno en el proceso de impresión de casa TECLA con máquina Crane Wasp. WASP

 

 

MATERIAL ANTIGUO, TECNOLOGÍA AVANZADA.
Esta casa responde a la emergencia climática cada vez más grave, a la necesidad de viviendas sostenibles para el medioambiente y la economía, y a la emergencia habitacional que habrá que afrontar, especialmente en el contexto de crisis generadas por grandes migraciones o desastres naturales, según sus creadores.

Para Mario Cucinella, fundador y director creativo de MCA, la estética de esta casa no fue solo un enfoque estético “sino el resultado de un esfuerzo técnico y material, transformando un material antiguo (la tierra cruda) con las tecnologías que tenemos disponibles hoy (impresión aditiva en 3D)”.

Massimo Moretti (izq) y Mario Cucinella (der) dentro casa TECLA impresa en 3D.
Casa TECLA, vista exterior nocturna. MCA y Iago Corazza

Para Massimo Moretti, fundador de WASP “TECLA, “se demuestra que se puede construir una casa hermosa, saludable y sostenible con una máquina, dando la información esencial a la materia prima local”.

“El sistema de construcción de la carcasa o estructura de esta casa compuesta por edificios en forma de cúpula conectados entre sí, así como el uso de un material enteramente local, permite reducir los residuos y desperdicios, y las emisiones de gases de carbono a la atmósfera”, indican los responsables de la construcción.

“Su diseño abovedado, la composición de la mezcla de tierras y los materiales de relleno, así como el aislamiento térmico y la ventilación han sido cuidadosamente estudiados para responder a las condiciones climáticas locales y adecuarse a la latitud geográfica de la zona”, añaden.

La casa TECLA,en una vista externa al amanecer (foto MCA y Iago Corazza).

La casa TECLA se compone de dos elementos integrados en una edificación continua, basados en la forma geométrica de una sinuosa e ininterrumpida curva sinusoidal y que culminan en dos lucernarios circulares, a través de los cuales llega al interior la ‘luz cenital’.

 

 

IMPRESIÓN 3D INSPIRADA EN LAS AVISPAS.
“Su forma atípica, considerando desde su geometría hasta sus rebordes externos, ha permitido el equilibrio estructural de la construcción, tanto durante la fase de impresión 3D de la denominada ‘envoltura’ como una vez finalizada dicha cubierta envolvente, dando vida a un diseño orgánico, en armonía con el mundo natural, y visualmente coherente”, según MCA.

Con una superficie de unos 60 metros cuadrados, TECLA comprende una zona de estar con cocina y una zona de noche que incluye servicios.

Sus muebles han sido, en parte impresos en tierra local e integrados en la estructura de tierra cruda, y en parte diseñados para ser reciclados o reutilizados.

Una imagen de la casa TECLA en su zona de estar. MCA y Iago Corazza

La casa ha sido impresa en el transcurso de 200 horas mediante una nueva tecnología denominada Crane WASP, o en la que colaboraran múltiples impresoras 3D.
La unidad de impresión básica de este sistema utiliza simultáneamente dos brazos de impresora sincronizados y controlados por un programa informático que optimiza sus movimientos, evita que colisionen y garantiza que funcionen de manera ágil.

Cada unidad de impresión tiene un área de impresión de 50 metros cuadrados, lo que permite construir módulos de vivienda independientes en pocos días, según WASP, cuya tecnología se inspira en la avispa alfarera (‘potter wasp’) que construye con barro sus nidos con forma de ánfora o vasija.

La casa TECLA impresa en 3D, por la noche. WASP

En la impresión se emplearon 7.000 códigos código G, lenguaje de programación informático usado en el control numérico de máquinas; 350 capas superpuestas de 12 milímetros (mm) de espesor; 150 kilómetros (km) de extrusión, es decir material moldeado por presión; y 60 metros cúbicos de materiales naturales, con un consumo medio inferior a 6 kilovatios (kW) de electricidad.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta