Un tribunal indonesio obliga a papuanos en cubrepenes a ponerse pantalones

Dos separatistas papuanos fueron obligados a ponerse pantalones y quitarse los tradicionales cubrepenes de calabaza en un juicio por presunta traición

0
1014

EFE | Dos separatistas papuanos fueron obligados a ponerse pantalones y quitarse los tradicionales cubrepenes de calabaza en un juicio por presunta traición en Indonesia que Amnistía Internacional (AI) ha criticado por considerarlo una persecución política.

Los papuanos Ambrosius Mulait y Anes Tabuni acudieron al tribunal en Yakarta con tocados de plumas y collares y sus cuerpos decorados con pintura blanca y la palabra «monos», como denuncia a los insultos racistas que reciben por parte de otras etnias del país, dijo a Efe su abogado Michael Himan.

La vista, en un juicio que comenzó el pasado 16 de diciembre, comenzó con retraso después de que los magistrados consideraran indecente el aspecto de los separatistas, que reivindican poder llevar sus ropas tradicionales, incluida la calabaza o «koteka» en el pene, como parte de su identidad.

Los papuanos, procedentes del extremo oriental de Indonesia, son culturalmente muy distintos de la mayoritaria javanesa del país y desde hace décadas existe en Papúa un conflicto armado secesionista de baja intensidad, así como un movimiento pacífico.

Los dos activistas forman parte de un grupo de seis acusados de traición y conspirar contra el Estado por ondear la «bandera del lucero del alba», como se conoce a la enseña independentistas papuana y cuya izada es ilegal en Indonesia.

Además al menos otras 16 personas están siendo juzgadas por cargos relacionados con el activismo separatista, según Amnistía Internacional, que alerta de un aumento de los procesos judiciales de carácter político en los últimos meses.

«Las autoridades indonesias consideran la bandera del lucero del alba como un símbolo del movimiento separatista», dijo en conversación telefónica con Efe el director de AI Indonesia, Usman Hamid, quien añadió que la enseña no contiene ninguna «imagen ni mensaje violento».

El pasado agosto, el arresto en la isla de Java de 43 universitarios independentistas papuanos, que recibieron insultos racistas por parte de nacionalistas indonesios, provocó dos meses de protestas y disturbios en los que murieron más de 40 personas.

Amnistía Internacional ha denunciado la impunidad de las Fuerzas Armadas en casos de asesinato así como la restricción de acceso a periodistas y académicos extranjeros en las provincias de Papúa Occidental y Papúa.

La región de la Papúa indonesia ocupa la mitad occidental de la isla de Nueva Guinea, un territorio subdesarrollado pero rico en recursos naturales donde el movimiento independentista cobró fuerza a partir de 1963, cuando Holanda se retiró de Nueva Guinea, su última posesión en el archipiélago.

La otra mitad de Nueva Guinea la integra el Estado independiente de la República de Papúa Nueva Guinea.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta