Una cocina sobre ruedas para los sintecho de la plaza de San Pedro

Desde esta semana, un camioneta de comida estacionada a pocos metros del Vaticano ofrece cenas calientes y desayunos a los sintecho que lo necesiten

0
1394

EFE | Cada noche en los alrededores de la plaza de San Pedro decenas de personas sin hogar buscan un lugar para descansar y dormir, a veces sin poder llevarse nada a la boca, pero, desde esta semana, un camioneta de comida estacionada a pocos metros del Vaticano ofrece cenas calientes y desayunos a todos los que lo necesiten.

Cuando se pone el sol, los «invisibles» de San Pedro, las personas sin hogar que por las mañana desaparecen dejando espacio a los turistas, vuelven a ocupar los recovecos de la plaza -bajo la columnata de Bernini-, los rincones de la vía de la Conciliazione y poco a poco se acercan a esta novedad: una camioneta que les ofrece comida caliente.

Gracias a la fundación Progetto Arca onlus, esta iniciativa, que ya ha tenido éxito en varias ciudades italianas, llega a Roma con uno de sus «food truck» (camioneta de comida) para las personas que viven en la calle en las zonas de San Pedro y en el barrio romano de la Cassia y que permitirá repartir más de 450 cenas calientes a la semana.

Este lunes por la noche eran casi cincuenta los que se pusieron en fila para recibir un plato de pasta caliente, una sopa de verduras y un trozo de tarta de chocolate, además del desayuno para hoy: galletas, mermelada y zumo. Todo preparado al momento en la cocina de la camioneta, servido en raciones individuales y que pueden llevarse donde quieran.

Además, las personas sin hogar que duermen en la zona recibieron una bolsa con un gorro, guantes, una camiseta térmica, jabón y toallitas húmedas.

Aunque en San Pedro existen varios albergues para las personas necesitadas, como el último, abierto por iniciativa del papa Francisco en uno de los palacios que eran propiedad del Vaticano, muchos de ellos prefieren seguir durmiendo en la calle para no perder o tener que abandonar las pocas pertenencias que llevan consigo.

Este proyecto nació el año pasado durante la pandemia y debido a las restricciones que obligaron a cerrar muchos comedores sociales, por lo que se idearon estas cocinas móviles que permitían seguir ofreciendo comidas calientes a los sin techo pero respetando la medidas de distanciamiento.

«De un día para otro, la gente de la calle se encontró sola, sin la red de apoyo que conocían y necesitaban para sobrevivir. Por primera vez nos encontramos con personas sin hogar que llevaban días sin comer», explicó Alberto Sinigallia, presidente de Progetto Arca, presentando la iniciativa.

«De ahí la decisión de no encerrarnos en nuestras casas, sino de inventar algo para ayudarles. Así que pusimos ruedas a la cocina: los sin techo no podían ir a un comedor social, así que nosotros fuimos a ellos», añadió.

Estas «food truck» muy populares en diferentes eventos pasan ahora al servicio de los más necesitados ofreciendo «una alimentación sana y equilibrada en términos de cantidad y calidad, así como para satisfacer las necesidades culturales y religiosas de las personas con las que se encuentran», señalan desde la fundación.

Los voluntarios explican que las cocinas móviles ofrecen un servicio ordenado, sin aglomeraciones y que les permite controlar los casos de mayor fragilidad pues con el contacto cotidiano se puede establecer una relación de confianza con las personas con las que se encuentran, para luego dirigirlas a los servicios en la zona, estableciendo vías de acogida y reinserción social.

Dejar respuesta