El Vaticano recuerda que las hostias sin gluten «no son válidas»

Un documento encargado por el Papa pide "vigilar la calidad del pan y sus componentes, como el gluten, además del vino destinados a la Eucaristía"

0
4312

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos envió una circular a los Obispos sobre el pan y el vino para la Eucaristía en la que recuerda que las hostias sin nada de gluten son «materia inválida para la Eucaristía».

El documento, encargado por el Papa Francisco, pide «vigilar la calidad del pan y del vino destinados a la Eucaristía» y a «aquellos que los preparan». Reiterando las disposiciones vigentes, sugiere algunas indicaciones prácticas, y señala que las hostias deben tener «la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación sin añadir sustancias extrañas ni recurrir a procedimientos que desnaturalicen el pan». Muchas personas, por diversos y graves motivos, no pueden tomar pan preparado normalmente o vino normalmente fermentado.

Tras recordar que «el pan que se emplea en el santo Sacrificio de la Eucaristía debe ser ácimo, de solo trigo y hecho recientemente, para que no haya ningún peligro de que se corrompa», el texto señala que «es un abuso grave introducir, en la fabricación del pan para la Eucaristía, otras sustancias como frutas, azúcar o miel». «Es claro que las hostias deben ser preparadas por personas que no solo se distingan por su honestidad, sino que además sean expertas en la elaboración y dispongan de los instrumentos adecuados».

La carta recuerda también que el vino para la misa «debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas». «Téngase diligente cuidado de que el vino destinado a la Eucaristía se conserve en perfecto estado y no se avinagre». El documento subraya que «está totalmente prohibido» usar vino del que haya dudas sobre «su carácter genuino» o procedencia.

Por otro lado, el documento pone de manifiesto que mientras que hasta ahora, por lo general, las comunidades religiosas se ocupaban de preparar el pan y el vino para la celebración de la misa, se venden también en supermercados, en otros negocios y a través de internet. Por ello, y «para no dejar dudas acerca de la validez de la materia eucarística», se sugiere garantizar la idoneidad de los productos mediante los certificados apropiados.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta